Escucha esta nota aquí

Siempre estuvo cercano al actual gobierno estadounidense. Sus ideales conservadores lo llevaron en más de una oportunidad a manifestar su apoyo al partido republicano, especialmente al presidente Donald Trump, por lo que su incorporación oficial a su administración no ha sorprendido mucho. El mexicano Eduardo Verástegui es una de las 10 personalidades que asesorarán al mandatario de EEUU en asuntos hispanos en lo que queda de su mandato.

La presentación de los asesores se llevó a cabo en la Casa Blanca y también estuvo presente el vicepresidente Mike Pence, junto a otros integrantes del gabinete de Trump, que buscan mejorar su imagen en el último tramo de la campaña electoral que vive ese país, informó el diario El Universal.

Eduardo Verástegui es un actor, cantante, productor y activista católico y social mexicano, de 46 años. Integró el grupo musical Kairo, participó en varias telenovelas . También trabajó en películas, alguna de ellas producidas en Hollywood, sin mayor trascendencia. Sin embargo el golpe de fama mundial lo recibió al protagonizar el video clip de la canción Aint't if Fanny, inerpretado por Jennifer López, en el que deja ver su escultural figura y sus rasgos latinos que gustaron mucho.

Se retiró del mundo artístico decepcionado por el manejo que se hace de esta industria, donde la apariencia física vale más que el talento, lo dijo en varias oportunidades. Se dedicó al activismo social y religioso. Es católico militante y ha protagonizado campañas en contra del aborto, de la relación de personas del mismo sexo y de la adopción de niños por gays.  

También promueve la oración como forma de acercarse a Dios, como la única vía de llegar a Él. Dice que no es fanático religioso, solo cree que "la espiritualidad salvará a este mundo de caer en la degeneración social".



Se fue a vivir a EEUU donde siguió trabajando a favor de la vida. Se involucró en los movimientos hispanos que luchan por mejores condiciones de existencia, a los que ayuda con consejos y organizando grupos de solidaridad.

Se lo ha criticado mucho. En varias oportunidades expresó que una de las formas de lucha contra la propagación del Sida, enfermedad que ha golpeado mucho a los latinos en EEUU, es la abstinencia sexual. Cuando le preguntaron si él la practicaba, dijo que sí, que hacía más de 15 años que no tenía relaciones íntimas, que solo cuando se case las volverá a tener.

Cercano a Trump

Desde que Donald Trump inició su campaña para ser presidente de EEUU, hace más de cinco años, Eduardo Verástegui no se calló y manifestó públicamente que lo apoyaba y que deseaba que gane las elecciones, porque pensaba parecido a él, sobre todo en el concepto antiabortista, antigay y a favor de la enseñanza religiosa en los colegios.

Cuando surgió la polémica de los inmigrantes latinos, sobre todo mexicanos, al inicio de la campaña electoral de Trump, Verástegui discretamente lo apoyó. Explicó que habían malinterpretado al empresario y político estadounidense, que él estaba a favor de una inmigración ordenada, que incluya a gente trabajadora, no a delincuentes.

Su activismo a favor de los hispanos en EEUU, del respeto a la cultura, a la forma de vida de estos inmigrantes y su descendencia, le ganó mucho apoyo a Verástegui. También las enseñanzas que imparte sobre el respeto a los demás, el amor que se debe dar al prójimo, la lectura de la Biblia, la compasión y el acercamiento a Dios para conseguir la salvación le ganaron el cariño de los latinos. 



Esto hizo que Donald Trump se fije en él, y después que fue elegido presidente lo invitó a conversar a la Casa Blanca, sobre el tema de los inmigrantes hispanos y Latinoamérica en general. Sin embargo de esa charla no salió nada, Verástegui siguió con su trabajo de activista social.

Como fundador del Movimiento Viva México acudió a Washington convidado al acto de firma de la orden ejecutiva para el lanzamiento de la nueva iniciativa de la Casa Blanca para la prosperidad hispana. 

Después el gobierno de EEUU lo invitó oficialmente para que integre la Comisión Asesora del Presidente sobre Prosperidad Hispana, que tendrá que ver con asuntos de educación y asignación de recursos a comunidades económicamente angustiadas, pequeñas y minoritarias de este sector.



"Hagamos que EEUU y México sean grandiosos juntos. Donald Trump, Mike Pence, provida, profamilia, prolibertad religiosa, prosperidad hispana y fin de la trata de niños. Dios bendiga a América, a México y al mundo", escribió Eduardo Verástegui en sus redes sociales luego de ser posesionado como asesor del presidente de EEUU en asuntos hispanos.