Escucha esta nota aquí

Muchas veces se dice que la política y la familia no deben mezclarse porque trae problemas y hasta se abren heridas. Ello fue lo que pasó entre los actores estadounidenses Jon Voight y su hija Angelina Jolie, que luego de estar 'peleados' por otros asuntos, se reconciliaron en 2016, cuando ella se separó de Brad Pitt, pero volvieron a distanciarse por culpa de la política.

Sucede que él es militante del partido Republicano, desde hace muchos años, al que no solo aporta económicamente, sino que participa en asambleas y reuniones, presta su imagen para campañas proselitistas y graba videos para pedir el voto para su candidato. 



Por su parte, ella tiene una situación similar, pero en el bando contrario, pues es militante del partido Demócrata, también aporta dinero, cuando puede está presente en las asambleas y opina sobre aspectos referentes a su organización. Igualmente es protagonista de las campañas electorales y en videos comenta sobre la situación de la mujer y la humanidad en general.

Este año padre e hija participaron activamente en la propaganda electoral presidencial. Voight manifestó que EEUU necesita seguir teniendo una administración conservadora, que proteja a la población de las agresiones externas, que siga apoyando la tenencia libre de armas para defensa personal y que esté en contra del aborto.

Mientras tanto, Jolie no solo expresó su apoyo a los demócratas, sino su total desaprobación al mandato de Donald Trump. Dijo que al aún mandatario era tonto, machista, xenófobo, racista y que había manejado muy mal la pandemia, además de que es un mal ejemplo para la población al no usar barbijo.

Medios europeos, como ABC y AS, publicaron recientemente que la política volvió a distanciar a Voight y Jolie, tras la discusión que sostuvieron en un encuentro familiar en Los Ángeles. Los diarios señalan que el actor calificó a Biden como comunista y seguidor de satán.

Tales afirmaciones habrían molestado a la actriz, que dejó de hablar con su padre desde entonces.



Jon Voight tiene 81 años y es católico. En 1978 ganó el Óscar al mejor actor protagónico por Regreso sin gloria.

Angelina, de 45 años, igual es católica, ganó un Óscar en 1999 por Inocencia interrumpida, y en 2013 un premio de la Academia por sus causas humanitarias. 

Comentarios