Escucha esta nota aquí

Si existe una gran incomodidad que genera una enfermedad es el mal aliento crónico, llamado halitosis, que puede hacer pasar malos momentos a quien lo padece, pues muchas veces lo percibe la gente que está a su lado

Este mal tiene varias causas y, afortunadamente, tiene remedio. En esta época ha quedado más en evidencia debido al uso diario y constante del barbijo, como forma de protección contra el coronavirus. El mal olor bucal o aliento desagradable queda impregnado en el tapaboca, y es difícil deshacerse rápidamente de él, por lo que es mejor cambiar de mascarilla facial.

El médico boliviano Luis Ramiro Justiniano explica esta problema de salud viene por asuntos dentales y de encías, infecciones en la boca, la nariz y la garganta, por fumar diariamente o por problemas en el estómago.



También puede tener origen por los alimentos que se consumen, como la cebolla, el ajo, el pescado y las comidas muy condimentadas, que antes de ser digeridas se repiten, hay reflujo y el olor sale nuevamente por la boca al hablar, bostezar, toser y hasta reír.

Causas

Una de ellas son los problemas dentales. Las caries e infecciones en las encías son los lugares preferidos de algunas bacterias para causar estragos sanitarios. Cepillarse los dientes constantemente no es la solución final. Debe visitar al odontólogo para que limpie en profundidad la dentadura y cure las piezas dentales que están dañadas e infectadas.



Los problemas de nariz y garganta llevan a la secreción en esa parte del cuerpo, lo que viene acompañado de malos olores, que se acumulan y cuando se habla o tose salen dejando una desagradable estela. Las bacterias se alimentan de la mucosidad ocasionando infecciones y con ellas aparece el mal aliento.

La boca seca ayuda a que aparezca la halitosis. La saliva ayuda mucho a la salud oral. Por ello luego de comer se debe enjuagar la boca con abundante agua y mejor si se hace gárgaras para eliminar los restos de alimentos, que después se descomponen y traen bacterias que llegan con su desagradable olor.

Quienes fuman constantemente o mastican coca se exponen a sufrir de halitosis, pues el tabaco y aquella hoja generan el mal olor del aliento, que se debe combatir con una buena higiene bucal.

Problemas de salud en el esófago, los intestinos y en el estómago, que causan reflujo, hacen que los gases con sus olores suban hasta la garganta, causando la incomoda halitosis.

Justiniano recomienda a quienes tienen constantemente mal aliento que visiten a un médico, pues no se trata solamente de problemas en la dentadura o la garganta, puede ser algo más serio, el cuerpo le está avisando que algo no funciona bien y mejor es solucionarlo a tiempo.

Cuando se trata de una causa sencilla, puede ser suficiente mejorar la higiene bucal, evitar los alimentos muy condimentados, seguir un tratamiento con medicinas que neutralizan a las bacterias y limpian la garganta, los intestinos y el estómago, explica el portal estadounidense Mouth Healthy.



De esta forma, simplifica estas sencillas acciones:

* Lavarse los dientes después de comer

* Usar hilo dental al menos una vez al día

* Cepillarse la lengua

* Utilizar dos veces al día enjuague bucal

* Si tiene dentadura postiza o aparatos de ortodoncia limpiarlos dos veces al día

* Evitar la sequedad de la boca tomando constantemente agua

* Evitar las comidas muy condimentadas

* Cambiar de cepillo de dientes cada dos o tres meses, es decir cuando ya esté muy gastado

El barbijo ha sido la pieza que ha desvelado en muchas personas el problema del mal aliento. Esto debido a que se respira, se habla y se tose debajo del tapabocas, y las bacterias quedan retenidas en ese pequeño espacio. Por ello es recomendable cambiar de mascarilla constantemente, ya sea desechándola o lavándola con todas las normas de bioseguridad.

Es bueno el uso no continuo del barbijo. Cada una o dos horas se lo debe quitar en un lugar abierto, donde haya corriente de aire, para descansar al menos cinco minutos, así se evita la acumulación de gérmenes.