La cuarta película del director boliviano es un drama de tintes sociopolíticos yreligiosos, que compitió en la sección internacional del prestigioso certamen de Nueva York, creado por Robert De Niro. Este jueves 16 de junio ganó el premio a mejor guion

17 de junio de 2022, 0:45 AM
17 de junio de 2022, 0:45 AM


El visitante, el nuevo filme del director cochabambino Martín Boulocq, se estrenó mundialmente en la Competencia Internacional del Festival de Tribeca, que se desarrolla del 8 al 19 de junio en Nueva York. Es la primera vez que una película boliviana es parte de este prestigioso certamen cinematográfico, que se lleva a cabo en la Gran Manzana. 

El festival retorna después de que sus dos pasadas ediciones se realizaran de manera híbrida debido a la pandemia. El director destacó que para el equipo de producción de la película es importante llegar a la mayor cantidad de público posible, por lo cual se trata de una valiosa oportunidad para ser visto en salas fuera del país.

El visitante comenzó a exhibirse en el festival neoyorquino el sábado 11 y las proyecciones se extenderán hasta el 19 de junio en el Village East Cinema. La película fue coproducida por Boulocq, Álvaro Olmos, Andrea Camponovo y los uruguayos Hernán Musaluppi (Whisky, El Motoarrebatador), Santiago López, Diego Robino. Fue financiada por dos fondos, el Programa Intervenciones Urbanas (PIU) de Bolivia y del Instituto Nacional del Cine y el Audiovisual de Uruguay (Incau) de Uruguay.

La cinta narra la historia de Humberto, un exconvicto que se gana la vida cantando en velorios. El mayor deseo de Humberto es reconstruir la relación con su distanciada hija y darle una vida decente, pero los abuelos de la niña -pastores evangélicos- no están dispuestos a renunciar a la custodia de su única nieta.
En la página del Festival, el crítico José Rodríguez destaca que

El visitante es un drama cautivador y melancólico “con una aguda visión sociopolítica y un impresionante nivel de sofisticación cinematográfica que explora hábilmente cómo la intolerancia puede filtrarse en la religión y tener una influencia y un poder hipnóticos sobre las personas vulnerables”.

Productor
“En un mundo donde todo se piensa en cuestiones de algoritmos, rating y estrellas, encontrar cineastas puros es cada vez más difícil y Martín Boulocq es un cineasta puro”, comenta el productor Hernán Musaluppi. Para el uruguayo-argentino, el cine de Boulocq tiene una “mirada genuina en las historias que cuenta y en su forma de hacer cine”, cualidad de importancia para Musaluppi cuando se trata de hacer la curaduría de los trabajos a producir. En esta línea, resalta como una virtud la pureza del lenguaje cinematográfico de

El visitante No es una película hecha a partir de guiños al espectador, ni decisiones efectistas, ni cuestiones que tienen que ver con captar la audiencia”.

Aunque Musaluppi conoció el trabajo de Boulocq en 2006 en el Festival de Cine de Guadalajara, el encuentro para producir su cuarto largometraje fue fortuito.

“La productora brasileña Sara Silveira -un personaje hermoso-, me dijo “hay una película de un chico boliviano que es joven, es muy buena y lo tenés que conocer”. Entonces lo conocí, creo que Martín tenía apenas 20 años y en ese momento nos juramentamos con Sara producir una película de él”, recuerda.

Pese al contacto permanente afianzado en la amistad, fue después de más de 10 años cuando el proyecto de El visitante fue enviado por Álvaro Olmos a la productora Cimarrón por casualidad y así inició la travesía hasta el estreno mundial en Tribeca. El nuevo trabajo de Boulocq (Lo más bonito y mis mejores años, Eugenia) todavía no tiene fecha de estreno en Bolivia.