Escucha esta nota aquí

Sin lugar a dudas de que es uno de los postres más ricos que Italia le ha dado al mundo. El tiramisú nació luego de la segunda Guerra Mundial, a mediados del siglo XX, en la región de Véneto, en Venecia (Italia). En un restaurante, el chef ofrecía esta rica torta helada con la frase en italiano "ti tira su", que en español sería tentempié, o mantente de pie, pues hacía que se quite el sueño o la flojera de quien lo consumía, por los ingredientes que llevaba, cuenta el portal de gastronomía Directo al paladar.

El tiramisú veneciano se hizo famoso, fue llevado a otras ciudades y regiones de Italia, luego cruzó sus fronteras, llegó a Francia, Alemania, España y después al resto del mundo, en donde adquiere algunos sabores propios de cada zona.

Preparar este postre es sencillo y sus ingredientes se encuentran fácilmente en los mercados de la ciudad.

Ingredientes

* 500 gramos de queso mascarpone atemperado

* 2 huevos

* 350 ml de café frío

* 80 gramos de azúcar

* 30 gramos de chocolate en polvo

* 20 galletas champañeras

Preparación

Preparar el café y dejar enfriar. Separar las yemas de los huevos, batir las claras a punto de nieve ligero y reservar. Batir las yemas con el azúcar hasta que se disuelva completamente.

Remover el queso mascarpone para que sea más fácil incorporar a las yemas azucaradas. Se lo hace mezclando, sin batir, con movimientos suaves y envolventes. Luego, añadir las claras y mezclar despacio hasta conseguir una mezcla cremosa y etérea.

Mojar las galletas champañeras con el café frío y colocarlas en un molde cuadrado o rectangular. Extender una capa de la crema de huevo y queso mascarpone por encima, bien repartida por toda la superficie. Se repite el proceso y terminar colocando arriba una capa de crema.

Espolvorear una fina capa chocolate, tamizando con un colador y dejando reposar en el congelador o nevera hasta el día siguiente. Al momento de retirar el tiramisú, volver a poner chocolate en polvo y el postre está listo para servir.