Escucha esta nota aquí

Los espacios culturales autogestionados de Bolivia piden apoyo al Ministerio de Culturas, a través de la creación de un fondo de reactivación, para sobrevivir a la crisis económica provocada por el impacto del Covid-19.

“Ante las medidas de distanciamiento social y confinamiento que rigen desde el 13 de marzo por la pandemia, los espacios culturales autogestionados están frente a un escenario sin precedentes por la paralización de su accionar, realidad que amenaza dañar profundamente el tejido, la productividad y fuentes de trabajo cultural y artístico en el país”, dice parte del documento, que fue enviado formalmente al Gobierno, a través del Ministerio de Culturas y Turismo. Reúne a 70 organizaciones de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Beni, Tarija, Potosí y Sucre.


Solicitan que los recursos presupuestados a espectáculos públicos o eventos masivos sean parte de un fondo de reactivación como inyección de recursos para la supervivencia de los centros culturales, lo que les permitiría continuar cumpliendo su rol fundamental como dinamizadores de la cultura en cada una de las ciudades.

Para el músico Ronaldo Vaca Pereira, el panorama tanto para artistas como para espacios culturales en general es muy fatalista. “Si bien se empezó con mucha energía, con artistas haciendo conciertos, obras de teatro, charlas y clases, todo a través de Internet, ese momento duró las primeras tres o cuatro semanas. A medida que la cuarentena se fue alargando, ya lo ánimos se fueron cansando. Además, el artista se empezó a dar cuenta de que estaba trabajando y no estaba generando nada”, menciona.

“En Bolivia no tenemos una industria grande, como Argentina, México, Brasil y por supuesto, Europa y Estados Unidos. El panorama es desolador, porque no solo los artistas están sin trabajo, sino también un montón de gente detrás de ellos. Desde músicos de sesión, técnicos, administrativos, mánagers, gente a la que le pagan por día trabajado. Y quedan sin ninguna protección laboral”, agrega el líder de Animal de Ciudad.

El propietario de café Lorca y director de Santa Cruz Shakespeare Company, Ubaldo Nállar, afirma que la crisis desvela cuan desatendido está el sector artístico desde un punto de vista gubernamental, porque no se pueden apegar a las leyes laborales, al tratarse de un trabajo diferente. 

“Ningún artista van a marcar tarjeta y cumplir ocho horas. Muchos trabajan más que eso, tienen más ocupaciones, estudios y gastos de energía. Entonces, se crea un estado de desprotección absoluta”, indica el actor y empresario, que también considera que la cuarentena puede ser un momento de inflexión para muchos artistas en el sentido de decidir si vale la pena seguir.

“Las artes escénicas serán las últimas a las que le den el OK las autoridades, porque es una actividad que necesita que el público esté congregado para mostrar su trabajo”, agrega.

Vaca Pereira confía que, a mediano y largo plazo, se va a poder salir, aunque adelanta que va a ser un camino complicado.

“Vamos a tener que implementar normas de seguridad, que tienen que ver con la capacidad de los locales, con las medidas de bioseguridad. Vamos a salir de esto, pero va a tomar más tiempo del que piensa la mayoría. Por eso se requiere una acción inmediata del Gobierno, para mantener a flote a la gente. Porque muchos artistas ya han migrado a otros oficios, obligados por la situación. Va a ser difícil que puedan volver, porque ya cambiarán de actividad y no será por capricho”, añade el músico.

El artista cruceño está convencido de que la única manera de lograr salir es con fondos del Estado. ‘Llámese Gobierno central, Gobernación, gobiernos intermedios o municipales. Muchos países están adoptando políticas para hacer que los artistas y espacios culturales no mueran y se mantengan a flote”, afirma.

Nállar es de la idea de que los artistas deben empezar a replantearse lo que se hace a partir del uso de las nuevas tecnologías. “Tenemos que preguntarnos si lo que hacemos está vigente, si aporta a la sociedad. Debemos saber cómo podemos hacer que llegue a otros públicos”, señala.

Comentarios