Escucha esta nota aquí

Desde que apareció el coronavirus a fines del año pasado en China, algunos científicos tratan de demostrar que entre el clima y la propagación del virus hay cierta relación, lo mismo que la calidad del aire o la contaminación pueden llegar a ayudar al desarrollo del Covid-19.

Las condiciones metereológicas no fueron los principales artífices del nacimiento de la primera oleada del coronavirus. Sin embargo, dada las condiciones de diversos estudios y en un lugar donde la pandemia permaneció durante varios meses, es necesario estudiar la relación entre el clima y el virus, para seguir luchando contra este mal sanitario, publica la revista Semana.

La Organización Metereológica Mundial OMM está de acuerdo con que el Covid-19 presenta cierta sensibilidad climática y que se expande más a ciertas temperaturas.

Esta enfermedad se manifestó originalmente en el hemisferio norte, cuando allá empezaba el invierno; se desarrolló en climas templados y se propagó de este a oeste en climas muy similares, es decir donde hacía frío.


Algunos países donde más se ha expandido el coronavirus tienen climas cálidos, son tropicales, como Brasil, Perú y Colombia, pero también otros donde se sienten las bajas temperaturas, como EEUU, España, Alemania, Reino Unido o Italia, han sido golpeados fuertemente por el virus.

Es decir que en zonas calientes y frías, igualmente el Covid-19 se propaga y causa mucho daño a la salud y a la economía de los países. Sin embargo, naciones en donde el virus llegó cuando estaban en invierno, como China, EEUU y los europeos, tienen más consecuencias negativas que los de clima cálido.

Por ello es que la OMM y la Organización Mundial de la Salud están realizando investigaciones para establecer que el coronavirus se transmite más en los lugares que tienen bajas temperaturas.

"Es fundamental comprender si los factores metereológicos, climáticos y ambientales contribuyen a la propagación de la enfermedad, tanto en espacios interiores como al aire libre. La información disponible en en este sentido se basa en gran medida de la experiencia con otras enfermedades", explicó Jurg Luterbacher, director científico de ciencia e innovación de la OMM.

Por su parte, Joy Shumake-Guillemot, de la oficina conjunta de la OMS y OMM, comentó que es posible que convivamos por mucho tiempo más con el coronavirus. Por ello es importante tener la certeza científica de que las condiciones climatológicas y ambientales influyen en su propagación, como sucede con otras enfermedades y virus respiratorios.




Aunque hacen falta más estudios y confirmaciones científicas, la OMS cree que el virus se detiene, o al menos no se propaga tanto en climas cálidos y húmedos, pues tiende a desintegrarse por las altas temperaturas. Y contrariamente, en el frío encuentra el ambiente propicio para expandirse, inclusive se puede volver más virulento.

Tomando en cuenta la similitud, en algunos aspectos, del Covid-19 con el virus de la gripe, que se propaga más rápidamente en climas fríos, lo mismo podría suceder con el coronavirus, que cuando bajan las temperaturas se desplaza más rápidamente.

Para el médico boliviano Luis Ramiro Justiniano, aunque hacen falta más estudios y comparaciones de experiencias médicas, se puede adelantar que el coronavirus se desarrolla más en climas fríos y pierde algo de fuerza cuando llega el calor.

Y es que este virus se debilita cuando sube la temperatura de su entorno, tiende a desintegrarse o disminuye su fuerza. Por ello es que se recomienda lavar la ropa y los barbijos con agua caliente, por si hay presencia de gérmenes, atacarlos con el calor.

"Nada está completamente dicho, pues el coronavirus sorprende cada vez más. Cuando se pensaba que se lo tenía controlado, se creía que se sabía todo sobre el mismo, aparecen nuevos comportamientos y diferentes formas de contagio, pues se trata de un virus nuevo al que se debe seguir estudiando. Por ello no se puede afirmar 100% que disminuye su propagación en el frío, porque hacen falta más estudios. Sin embargo, por las experiencias tenidas todo indica que sí, que el Covid-19 se minimiza ante las altas temperaturas", explicó el galeno boliviano.