Escucha esta nota aquí

“Siempre creí que mi vida fue una tragedia, ahora sé que es una comedia”, con esta frase el Guasón mostrará el nacimiento de la crueldad y la violencia del archienemigo de Batman y de Ciudad Gótica.

Este filme, que es el primero sobre el personaje de DC Comics y que llega de la mano de Warner, ya se encuentra en las salas de cine, mostrando la polémica que se ha generado entorno a su estreno mundial.

La trama

La película abarcará los orígenes del popular villano, contando la historia de Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), un hombre frustrado por no poder dedicarse a ser cómico. Ignorado por la sociedad, su mayor motivación en la vida es hacer reír. Sin embargo, una serie de desafortunados acontecimientos harán que poco a poco vaya perdiendo la cordura y acabe convirtiéndose en el Joker, uno de los criminales más peligrosos de toda la ciudad.

El análisis

Si bien Guasón tiene desde el título el anclaje con DC Comics y Batman, el director y coguionista Todd Phillips se deshace de cualquier ángulo caricaturesco que se le pueda asociar y se limita solo a tomar ciertas bases de la mitología del personaje para proponer un relato propio que se beneficia de las capacidades histriónicas de Phoenix.

Phillips plantea una Ciudad Gótica azotada por el crimen -como es la costumbre-, pero agrega temáticas reconocibles que vuelven tangible el mundo del Fleck. Hay crisis y, ante la incompetencia de la autoridad, el clima social se tensa, lo que desencadena pronunciamientos políticos que impactan en la población.

Con ello, Phoenix tiene los elementos necesarios para interpretar a un ser trágico y golpeado por la realidad.

La polémica

Hace unos días, Phoenix se levantó en mitad de una rueda de prensa después de que le interpelaran acerca de la forma en que la película aborda la violencia armada. Como si no fuera suficiente, los sobrevivientes a la masacre de 2012 en Aurora (Colorado) hicieron pública una carta conjunta en la que insistieron en que Warner Bros. y Phillips se aseguraran de rechazar cualquier discurso violento en el filme. Al final, Joker se ha convertido en motivo de extraña controversia: ¿Alienta la violencia la figura humanizada de un criminal peligroso?