Escucha esta nota aquí

El príncipe Harry y su esposa Meghan Markle nuevamente tienen problemas con los periodistas. Esta vez en con Omid Scobie y Carolyn Durand, que escribieron una biografía no autorizada de la pareja, titulada Finding Freedom, en la que se cuenta la historia de ambos, desde antes de que se conocieran, su boda, su vida matrimonial, su relación con la familia real británica, especialmente con la reina Isabel II, su renuncia a pertenecer a la primera fila de la realeza y su traslado primero a Canadá y luego a EEUU.

Los duques de Sussex se enojaron e intentaron impedir legalmente que se presente el libro, pero no pudieron, pues los autores se amparan en las leyes de derecho de autor y de expresión. Así que la biografía se presentó hoy en Londres y ya es éxito de ventas, pues es detallado con la vida de estos personajes reales.



También incluye segmentos de la entrevista que le hizo Oprah Winfrey en la TV, en la que dejan mal parados a los Windsor. Dijeron que algunos integrantes de la familia real son racistas, que todos querían saber como era Archie, el hijo mayor, si era blanco o moreno. También se cuenta lo mal que Meghan se llevaba con su cuñada Kate Middleton, y otros aspectos que enfureció a la reina y a sus descendientes.

Los autores de la obra son destacados periodistas que cubren las actividades de la familia real británica, conocen a sus integrantes y hasta los han acompañado en algunos viajes. Cuando se enteraron de que el príncipe había iniciado una demanda para impedir la presentación de Finding Freedom, manifestaron que no lo conseguiría, pues ellos están amparados por la ley. Además de que Harry ya no tiene poder, porque dejó de pertenecer a la primera fila de la realeza.



Y por si fuera poco el problema, llegó otro. El diario londinense Daily Mail publicó un reportaje, con varias fotos, sobre los lujos que se dan el príncipe y su esposa. Los califican de hipócritas, pues por un lado predican austeridad en los gastos, luchan por el medioambiente y están involucrados en obras de bien social, por otro lado derrochan dinero, como comprarse una vagoneta Cadilac Escalable SUV que maneja el príncipe en Los Ángeles, informa revista Harpers Bazar.

Las fotos con su vehículo de lujo fueron tomadas en julio de 2020, cuando salían de una clínica en Berbey Hills. Ello enfureció a los duques que manifestaron que en esa época estaban viviendo un momento de dolor y que deberían respetarlos. Recordó que dejaron el Reino Unido, en parte porque la prensa no los dejaba vivir en paz.



También se los ha criticado por viajar en aviones privados, que contaminan el ambiente, cuando lo pueden hacer en vuelos comerciales, en primera clase para tener privacidad. La imagen de austeros y solidarios que quieren dar a la opinión pública poco a poco se va desdibujando, expresa el diario.

Comentarios