Escucha esta nota aquí

Los ricos y los famosos también lloran y sufren por inseguridades o frustración. Esto quedó muy claro cuando James Hetfield, vocalista de Metallica, rompió en llanto y se confesó frente a más de 45 mil personas en Belo Horizonte (Brasil).

"Tengo que decirles, no me sentía muy bien antes de venir aquí. Me sentía inseguro. Como que 'ya estoy viejo, no puedo tocar esta mierda', es lo que me decía en la cabeza", empezó su descargo frente a la multitud.

"Así que le hablé a estos chicos (sus compañeros de banda) y me ayudaron, así de simple. Me abrazaron y me dijeron si me sentía mal, ellos cuidarían de mi espalda", agregó.


Fue tras estas declaraciones que el líder de una de las bandas más importantes de la historia del rock se arrodilló y rompió en llanto en pleno escenario. De inmediato, sus compañeros Lars Ulrich, Kirk Hammett y Robert Trujillo dejaron sus instrumentos de lado y corrieron para levantarlo y cubrirlo con un abrazo grupal.

"Ahora, viéndolos a todos ustedes allí afuera, sé que no estoy solo y tampoco ninguno de ustedes", agregó.

El emotivo momento quedó registrado y fue viralizado por los miles de fanáticos que estaban en el lugar, quienes aplaudieron al ídolo del heavy metal.

Entre otros títulos, en 2009, Hetfield fue ubicado en el # 8 en el libro The 100 Greatest Metal Guitaristsdel escritor Joel McIver, y en el # 24 de los 100 mejores vocalistas de metal de todos los tiempos en una lista de la revista estadounidense Hit Parader.


Comentarios