Escucha esta nota aquí

Tenían opciones de todo el mundo, pero eligieron visibilizar en su gran día a los diseñadores estadounidenses. La nueva primera dama de Estados Unidos Jill Biden y la vicepresidenta Kamala Harris, así como el presidente Joe Biden, llevaron trajes de las casas Ralph Lauren, Christopher John Rogers o Markarian para la ceremonia de investidura, el mediodía de hoy.

Joe Biden, de 78 años, llevó un traje del diseñador que más simboliza la moda estadounidense: Ralph Lauren. En su look, de traje azul y camisa blanca, destacó la corbata color lavanda.

Coincidentemente, Ralph Lauren fue la elección de Melania Trump para la posesión de su esposo, Donald Trump, en enero de 2017, cuando llevó un vestido y abrigo celeste cielo.

La nueva primera dama, Jill Biden, de 69 años, se inclinó por la firma Markarian, pequeña, pero no menos lujosa que cualquier otra. La diseñadora Alexandra O'Neill ideó para ella un vestido de tejido de lana azul océano, combinado con un abrigo del mismo color y solapas y puños de terciopelo.


La diseñadora instalada en Nueva York, que fundó su firma en 2017, ya ha vestido a celebridades como la actriz Laura Dern o la cantante Lizzo.

"Es un honor increíble vestir a la Dra. Biden hoy. Siento con mucha humildad que soy una pequeña parte de la historia estadounidense", dijo O'Neill a AFP. 

Kamala Harris, la nueva vicepresidenta, de 56 años, seleccionó a dos jóvenes diseñadores afroestadounidenses, Christopher John Rogers y Sergio Hudson, y vistió traje y abrigo violetas, un color vivo y muy usual en los creativos.

Rogers y Hudson debutaron en la Semana de la Moda de Nueva York en 2019. 


Moda en las ex primeras damas

Durante los dos mandatos de Barack Obama, su esposa, Michelle Obama, también vistió regularmente diseños de creadores estadounidenses negros, latinos o asiáticos, más que nadie en su rol anteriormente.

Por su parte, Melania Trump, si bien inició con Ralph Lauren, después se inclinó por los creadores europeos, sobre todo de italianos como Dolce & Gabbana, Gucci y Prada.

Comentarios