Escucha esta nota aquí

¿Casualidad o un truco publicitario para cerrar en grande el reality Keeping Up with the Kardashians, que, durante 13 años, ha dejado muy pocos detalles de su vida privada fuera de las cámaras?. Lo cierto es que los medios de farándula estadounidense dan por hecho que la modelo Kim Kardashian (40) y el rapero Kanye West (43) han comenzado los trámites de su divorcio.

"Esta no es la primera vez que hablan de una separación, pero esta vez es mucho, mucho más serio", dijo una fuente cerca al medio Page Six. 

No sería raro. Para desgracia de Kim, en plena pandemia su esposo dejó fluir su supuesta bipolaridad en las redes sociales y dijo que varias veces intentó divorciarse de la modelo y a su suegra la llamó "Kris Jong-Un", acusándola de tratar de obligarlo a someterse a tratamiento siquiátrico.

Page Six cuenta que West y Kardashian viven separados desde hace varios meses; ella dedicada a graduarse como abogada y él concentrado en su carrera política, con aspiraciones de convertirse en presidente de EEUU. 

"Kim ha contratado a Laura Wasser (una abogada de estrellas como Angelina Jolie, Johnny Depp y Britney Spears) y están en conversaciones para llegar a un acuerdo", declaró alguien cercano a la celebridad.

Y lo del acuerdo también tiene sentido, los esposos se disputarán la casa familiar en Calabasas, Los Ángeles, que construyeron a medida como "un oasis de pureza y luz" y que compraron por $us 40 millones y luego remodelaron por $us 20 millones más. 

Kim y Kanye se casaron en mayo de 2014 y son padres de North, Saint, Chicago y West.

Comentarios