Escucha esta nota aquí

Es una de las diseñadoras de modas británicas más importantes del momento. Sus vestidos son lucidos por famosas artistas e integrantes de la realeza; sin embargo, la crisis económica no discrimina y afecta a su imperio. 

Victoria Beckham (46), la exintegrante del grupo Spice Girls y esposa del exfutbolista David Beckham, anunció la posibilidad de que su empresa cierre sus puertas debido a las pérdidas millonarias de los recientes años. Ello hace insostenible su situación, aunque está luchando para mantenerse en pie y que sus tiendas continúen abiertas.

La diseñadora solicitó una auditoria a su compañía y el resultado fue el que se veía venir. En 2019, las pérdidas llegaron a 16 millones de dólares, debido a que no existe un equilibrio financiero, gastan más de lo que ganan y la materia prima con la que trabajan ha subido de precio, principalmente las telas finas elaboradas exclusivamente para su marca. 



El informe económico solo corresponde a 2019. Falta conocer como le fue en 2020, el año de la pandemia, pero la diseñadora ya anticipa que será peor, porque por la emergencia sanitaria mundial tuvo que parar su producción y cerrar sus tiendas por varios meses en las ciudades en las que tiene más clientes, como Londres, Nueva York, París y Milán. Todo ello podría llevar a la quiebra a esta compañía de modas, cuenta la revista Marie Claire.

Hasta 2018, la situación laboral y económica de la firma de Victoria Beckham era normal. Presentaba dos colecciones al año, visitaba sus tiendas en Europa y EEUU, hacía presentaciones personales y promovía sus creaciones. 

La diseñadora tiene que dar un golpe de timón a su empresa, cambiar drásticamente su administración, bajar sus costos y promover las ventas, es lo que le han han dicho sus consejeros financieros, y su esposo, que cuando se alejó de las canchas de fútbol se convirtió en un exitoso empresario que también ha incursionado en la moda, pues diseñó una colección de ropa interior masculina con notable éxito comercial.



Entre las celebridades que visten sus creaciones se encuentran Madonna, Heidi Klum, Jennifer López, Eva Longoria, Sandra Bullock y Beyoncé. Además, integrantes de la realeza británica, como Kate Middleton, duquesa de Cambridge, y Sophie Helen Rhys-Jones, condesa de Wessex, son sus clientas.

Precisamente, la condesa de Wessex y amiga de la diseñadora ha salido a su rescate. En el acto de entrega del premio a la ganadora del concurso de modas Diseño Isabel II  habló de los difíciles momentos que está provocando la pandemia a la humanidad, y que la industria de la confección de ropa no ha escapado a dicha crisis, pero que todos unidos deben mantenerse en pie para salir de esta situación complicada. Dijo que algunos diseñadores se verán obligados a cambiar su forma de trabajo, pero que lo deben hacer para seguir existiendo, en lo que se deduce como una alusión a Beckham.



Y una señal de apoyo de la condesa a su amiga diseñadora de modas, fue que durante el acto lució uno de sus vestidos. Luego de que las redes sociales comentaran ese hecho, trajes similares y que se encontraban a la venta en algunas tiendas, por 400 dólares, se vendieron rápidamente, informa la revista Vanitatis.

Comentarios