Escucha esta nota aquí

Hace 78 años un grupo de empresarios textiles, confeccionistas y diseñadores llevaron a cabo la primera versión de la Semana de la moda de Nueva York, que luego sería conocida internacionalmente como la New York Fashion Week, y que buscaba promover la ropa hecha en EEUU hacia mercados extranjeros, luego de que había terminado la segunda Guerra Mundial y la industria del vestuario quería levantarse. Con el paso del tiempo llegaría a convertirse en el evento de su género más importante del mundo. Se lleva a cabo dos veces al año y a partir de 2021 cambia nombre y pasa a llamarse oficialmente como Calendario de colecciones estadounidenses, en el que solo participan diseñadores de EEUU.

La pandemia del coronavirus atacó muy fuerte a la industria del vestuario. Muchos talleres de costura tuvieron que cerrarse, los diseñadores cambiaron sus estrategias de trabajo y se redujo notablemente la producción de ropa. Esto hizo que los integrantes de este sector se tengan que reinventar para seguir vigentes, con el lema de que "el show debe continuar".



Con una medida proteccionista hacia el diseño y la confección de EEUU es que el Consejo de Diseñadores de Moda Americanos, presidido por Tom Ford, decidió que en sus eventos solo participarán creativos que residan y trabajen en ese país, cerrando principalmente las puertas a los europeos y a los asiáticos, que habían invadido el mercado estadounidense, informa la revista Vogue.

Se redujeron los días de desfiles, los aforos de los eventos también quedaron más chicos, se impusieron normas estrictas de bioseguridad y se sugirió que las presentaciones se hagan de día y en espacios abiertos para facilitar el distanciamiento social de los productores, de la prensa y del público asistente.

En parte esto hizo que disminuya el número de diseñadores que se presentan en las pasarelas de Nueva York. En esta ocasión muestran sus colecciones 61 creativos residentes en EEUU, mientras que en el anterior evento, en septiembre de 2020, pasaron los 100.



El Calendario de colecciones estadounidenses se inició el domingo 14. Este fin de semana habrá un receso y se reinician el lunes 22 con la presentación de los vestidos de Carolina Herrera, siendo esta la diseñadora más esperada de la temporada, pues está acostumbrada a deslumbrar con su buen gusto y elegancia, y se espera que ahora no sea la excepción. El martes 22 será el turno de la marca Coach y el miércoles 23 de Christian Siriano.



La moda estadounidense y su industria del vestuario quiere recuperar el terreno que ha perdido frente a sus competidores, por ello es que han tomado esta medida, de no permitir la presencia de diseñadores que no sean de EEUU. También el Covid 19 los ha obligado a cambiar sus estrategias con ropa más duradera, más barata y con diseños que se puedan llevar de día de noche. "Es cuestión de asumir la realidad, estamos en otros tiempos, la competencia es fuerte desde otros continentes y hay que enfrentarla con creatividad y calidad", dijo Tom Ford, el presidente del Consejo de la moda estadounidense.

Comentarios