Escucha esta nota aquí

Los adioses, los recuerdos y las muestras de cariño se multiplican. Los homenajes continúan y la imagen de uno de los mayores artistas de Bolivia quedará. Una capilla ardiente en honor a Roberto Valcárcel se ha instalado en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche desde esta mañana.

 Familiares, amigos y público en general acuden al lugar para recordar al artista, que falleció el domingo, a los 69 años, tras varios meses de lucha contra las secuelas del Covid-19.

En el lugar se encuentra un collage con fotografías, sirios, flores blancas y un cubo que contiene las cenizas de Valcárcel.

A las 17:00 se efectuará un acto de homenaje organizado por la secretaría municipal de Cultura.

La batalla contra el covid

A las 11:00 del domingo 25 de julio se apagó la vida de Roberto Valcárcel Möller-Hergt, tras una larga batalla contra el coronavirus y complicaciones de la enfermedad que fueron apagando su salud.

Este año había ganado el premio Obra de una vida, que entrega la Alcaldía de la ciudad de La Paz, mediante la Dirección de Cultura.

También este año, el Senado rechazó, mediante votación simple, la propuesta de un homenaje a Valcárcel, distinción que se brinda a personalidades e instituciones que han aportado al desarrollo nacional, desde diferentes ámbitos.

En la última entrevista que concedió a EL DEBER, mientras intentaba recuperarse de las secuelas de la enfermedad, el artista señaló su deseo de escribir un nuevo libro dedicado al arte y la fantasía.

“Pongámonos a pensar, a dibujar o a diseñar qué puede ser lo fantástico, lo más fantástico que se haya pensado. ¿Y para qué? Para que progrese el arte, el diseño y también la medicina. Eso nos permitirá curar esta pandemia en todo el mundo, gracias a la fantasía humana y a la capacidad de la imaginación la curaremos”, expresaba Roberto Valcárcel.


Comentarios