Escucha esta nota aquí

La noche en el umbral, un cuento del escritor boliviano Homero Carvalho Oliva, hoy logra un alcance mundial con su primera publicación en digital, a cargo de la prestigiosa revista de literatura Anestesia. La edición mexicana solicitó al autor nacido en Beni una de sus obras y él eligió este cuento que "intenta reflejar muchos estados anímicos, políticos y sociales" y que le pareció muy apropiado a los tiempos actuales.

"María Julia es una mujer que atraviesa la guerrilla, la dictadura y la democracia, y durante este tiempo transforma su lucha y encuentra nuevos paradigmas, como la ecología, el aborto, los indígenas, para buscar estas reivindicaciones", resume brevemente el autor.

De igual manera, Carvalho apunta que el nudo de la historia es el hijo de la protagonista, un joven criado dentro de los cánones de la izquierda, que se casa con una mujer conservadora y que al trabajar para el aparato estatal de Evo Morales cae en las redes de la corrupción. 

Precisamente esto, la corrupción, es el núcleo del relato. El final, solo lo adelanta como cruel. 

"Es lo que le ha pasado a gente con ideales puros y que terminó en las redes de la corrupción", afirma el autor, que comenta que ha recibido múltiples mensajes de personas que se han sentido identificadas con la historia desde diversas partes del mundo. 

"Es una gran satisfacción que el cuento hubiera tenido tan buena acogida", expresa sobre la historia que escribió en 2014, pero que publicó recién en 2019, en el libro El espejo de Precioso (2019), con la editorial 3600 de La Paz.

Actualmente, el escritor de 63 años alista su sexto libro, titulado Del tiempo y sus impertinencias: Los mejores cuentos de Homero Carvalho y que planea tener hasta febrero, gracias a la Librería-Editorial Subterránea.

La noche en el umbral

Por Homero Carvalho Oliva

 

María Julia salió al umbral del edificio en donde vivía segura de que el mundo ya no le importaba, aunque fuera su cumpleaños. En la mañana, se había levantado muy temprano, tomó un baño de tina y empezó a leer un libro titulado Cuentos de mujeres solas, el cual venía postergando desde hacía varios meses. Al medio día almorzó en la casa de Carlos Federico, su único hijo. María Julia aceptó la invitación, pese a no llevarse bien con su nuera, porque quería ver a su nieto de seis años, a quien adoraba. Su nuera no aceptaba su pasado izquierdista ni su actual militancia feminista, especialmente que apoyara el derecho al aborto y la libertad de opciones sexuales.


Abigail, su nuera, al contrario de ella, era una tenaz activista católica; nunca entendió cómo fue que su hijo se enamoró de una mujer tan conservadora si ella lo había criado como un revolucionario, “cosas del amor”, se justificaba su hijo. Se habían encontrado varias veces en trincheras opuestas, disimulando no conocerse; sin embargo, en las pocas ocasiones familiares, cumpleaños y fiestas, se mostraban muy civilizadas. Al encontrarse, simulaban saludarse con besos en las dos mejillas, sin rozarse la piel siquiera. Ese mediodía solo se escuchó: «Muack, muack, hola suegrita querida», «Hola querida Abigail, qué linda estás»... 

Puede continuar la historia AQUÍ.


Comentarios