Escucha esta nota aquí

Tiene mucha más fuerza en Estados Unidos, pero el reality que muestra la glamurosa y dramática (no tiene nada que ver con desgracias) de la familia Kardashian-Jenner tiene arrastre en todo el mundo. El miércoles, las celebrities del millonario clan sorprendieron a sus seguidores al anunciar que tras la temporada # 20, en 2021, Keeping up with the Kardashians llegaría a su final.

De inmediato los medios se lanzaron a especular sobre los motivos de su retiro después de 24 años de vigencia, si fue el episodio maníaco de Kanye West, la pelea que llegó a los golpes de las hermanas Kim y Kourtney Kardashian o la mala suerte en el amor de Khloé. Aunque cualquiera de esas razones tendría fundamentos, al parecer, ninguna es valedera.

"Creo que el número 20 solía sonar bien hasta 2020. Pero el número 20 parecía ser el momento indicado. Creo que para que nosotros podamos tomarnos un minuto, respirar y que podamos bajar la velocidad. No en la cuestión profesional, pero pensar en cuáles serán nuestros próximos pasos”, dijo la matriarca Kris Jenner al programa radial On Air With Ryan Seacrest.

Kris también reveló que, sorprendentemente, la más afectada por esta decisión es Khloé Kardashian, la única de las hermanas que ha vivido drama del verdadero, pues los dos grandes amores de sus vidas la engañaron, ambos basquetbolistas exitosos y famosos. 

"Tuvimos que decirle al equipo de producción ayer, así que todos estábamos llorando. Pero creo que Khloé es probablemente la que más duro se lo está tomando y no ha dejado de llorar desde que lo anunciamos. Ha sido tan dulce y muy emotiva”, explicó la socialité de 64 años.

Con Lamar Odom, 'Koko' puso el punto final tras un episodio en el que el deportista fue descubierto inconsciente por una sobredosis de drogas y viagra tras pasar tres días en un prostíbulo de Las Vegas y con Tristan Thompson rompió cuando descubrió que le fue infiel con Jordyn Woods, la mejor amiga de su hermana Kylie Jenner, lo peor de todo es que fue solo unos días antes de dar a luz.

Khloé pasó ambos duelos frente a las pantallas, siempre fuerte, altiva y llena de positivismo. En definitiva, más allá de los negocios y el éxito, ella es la imagen viva de una mujer fuerte y empoderada.

Pero quizás otro motivo que pudo haber provocado el fin del show mucho antes fue el cambio de género del exatleta Bruce Jenner, exposo de la mamá de las Kardashian, en 2015. Sin embargo, ni la que fuera su pareja ni sus hijos y menos ella, hoy conocida como Caitlyn, de 70 años, escondieron el suceso y en su lugar dieron un jugoso material para las últimas temporadas.

¿Netflix a la vista?

Después de las declaraciones de Kris, de que supuestamente se trata de la búsqueda de nuevos rumbos y emprendimientos de las celebridades, Page Six filtró que el 'klan' ya tendría puesto el ojo en las plataformas de streaming para un acuerdo mucho más lucrativo. Se habla de Netflix pero también asegura que podrían haber tenido conversaciones con Amazon y Apple.

"Están abiertas a todas las oportunidades", afirmó una fuente cercana a las Kardashian. "Pero van a tomarse un tiempo de descanso", concluyó.

Keeping up with the Kardashians ya está en Netflix, producida por E!, aunque son solo las primeras cuatro temporadas las que se pueden reproducir.