Escucha esta nota aquí

Fuente: EL DEBER/Clarín/Infobae

Cuando Lynda Carter se convirtió en la Mujer Maravilla por primera vez en la televisión, nadie apostaba por el éxito que tendría el personaje. Ni siquiera los productores tenían fe en que un programa estelarizado por una heroína, en lugar de un héroe, pudiera capturar a las audiencias.

Sin embargo, lo hizo. Después de su estreno en 1975, la serie fue un rotundo éxito. Diana Temiscira, o Diana Prince, como se presentaba para ocultar su verdadera identidad, se convirtió en uno de los personajes más queridos de la televisión y la joven de diminuta cintura, ojos azules y cabellera castaña que la interpretaba en una de las estrellas más importantes de la pantalla chica.

Con la ayuda de un lazo de la verdad, un avión invisible y poderes sobrenaturales, Diana combatía a los villanos en un escenario ubicado en la década de los 70. Pero fuera de la pantalla, Carter libraba otra batalla: el alcoholismo.


Gal Gadot y Lynda Carter en la premiere del filme de 2017. Foto. Internet 

De Miss USA a Hollywood

Hija de una madre mexicana y de un padre con ascendencia irlandesa, la belleza de Carter era innegable. Pero su talento floreció lejos del modelaje y de la actuación, como podría pensarse.

En la adolescencia se unió a un conjunto musical y comenzó a presentarse en una plaza pequeña en donde vendían pizza. En 1972, Lynda se convirtió en la ganadora del certamen de belleza Miss USA y posteriormente representó a su país en el concurso Miss Mundo, en donde se colocó como una de las 15 semifinalistas.

En Hollywood, consiguió algunos trabajos en series de la época e incluso audicionó para convertirse en la Mujer Maravilla en la película de 1974 que daría origen a la serie; pero en ese entonces Cathy Lee Crosby fue elegida para interpretar el papel. Grave error que después sería enmendado.


Lynda Carter cumplió 70 años

Un año después, Lynda audicionó por segunda ocasión para dar vida a la superheroína cuyo mensaje de empoderamiento femenino quedaría grabado en las generaciones siguientes y lo consiguió. Sin embargo, los problemas económicos que tenía como resultado de su mala paga como Miss USA la tenían consternada.

Durante ese tiempo, Carter gozó de una época dorada. Pero apenas el show llegó a su final, comenzaron los problemas. Al mismo tiempo que la serie terminó, su primer matrimonio con el productor y representante Ron Samuels, atravesó una importante crisis que desembocó en un fuerte problema con la bebida y que por poco puso en jaque su carrera y vida personal de la actriz.

“Creo que tomaba alcohol porque sentía una infelicidad enorme en mi primer matrimonio y tomaba un trago por la misma razón por la que cualquier persona se tomaría uno”, recordó en una entrevista con Oprah Winfrey.

En una entrevista en 2018, Carter dijo que fue abusada sexualmente a fines de los años 70. “En esa época, las mujeres no decían nada porque temían las consecuencias negativas de hablar. Te metían en una lista negra, así que sabías que nadie te iba a creer y, además, ibas a perder tu trabajo”, apuntó. Y añadió que su atacante es un agresor serial que terminó enfrentando a la justicia.

Comentarios