Escucha esta nota aquí

Profesional que fundó un lugar donde lo sustentable y orgánico es primordial para la salud capilar, Marisa viera Hair Studio que este mes cumple 14 años.

Hace tres años lanzó su línea Viera Organics sumando los éxitos como profesional colorista y tricóloga. Ella es Marisa Viera Méndez, tiene 36 años y es la mayor de cuatro hermanos.


Especialidades

Su salón atiende con tratamientos como coloración libre de tóxicos, que sirven para embarazadas o post quimioterapia, hace cortes, es especialista en corrección de color y sobre todo en tratamientos que curan anomalías y desequilibrios del cuero cabelludo. “Ser una profesional tricóloga me ha ayudado a capacitar a mis terapistas para ayudar a las clientes con diagnósticos personalizados para curar el cabello graso, caspa, caída, dermatitis, intolerancias o alergias del cuero cabelludo”, indica la experta.


La marca Viera Organics tiene 32 productos, todos hechos con la función de calmar, curar y equilibrar, desde la raíz del cabello. Las fórmulas contienen componentes de productos exóticos de toda Bolivia, materia prima que es cosechada por mujeres indígenas, haciendo una red sostenible de fuentes de trabajo desde las comunidades, laboratorio y puntos de venta. Así Viera Organics se ha convertido en un negocio donde detrás de todo este crecimiento está su familia trabajando y administrando.


Viajes de capacitación

La profesional realizó su capacitación en varios lugares del mundo, como Nueva York, París, la Riviera Francesa, Roma, España, Dubai, Los Ángeles, Buenos Aires, Córdoba, Panamá, Hong Kong y Bali, pero confiesa que nada le ha enseñado tanto como nuestras comunidades con sus mujeres, sus técnicas milenarias, sus fórmulas y rituales para el cabello, lo que realmente la ha convertido en alguien que ‘cura’ el cabello.


La gran noticia

En medio de ese proyecto de vida sustentable y sostenible, se embarazó. Fue el año pasado y de la manera más bella la sorprendió la vida. Todos sus allegados sabían que ella siempre decía: “Los hijos de último, tengo mucho que hacer y ser mamá no es mi prioridad. Cuando me enteré de mi embarazo estaba en Miami, no me animaba a retornar a Bolivia porque estaba en plena ‘revolución de las pititas’, así que quedé varada en casa de unos tíos, sin mi novio y sin mi familia. ¡Escuchar su corazoncito por primera vez, fue lo mejor que me pasó en la vida! Saber que estaba creando vida dentro de mí realmente era algo fuera de serie, algo que nunca imaginé”.

Llegó la pandemia

Y le tocó vivir la más sublime etapa de su vida: “Mi embarazo fue bellísimo, sin malestares, seguí trabajando normal. Pero llegó la pandemia. Paramos por tres meses. Fue un largo tiempo sin generar dinero, ni fuentes de empleo. 90 días encerrada y el padre de mi hijo lejos, con los aeropuertos cerrados. Mi fecha de parto se aproximaba y en Canadá cancelaban los vuelos, seguíamos en listas de espera pidiendo ayuda para que él pueda ser repatriado y no dejaban entrar a ningún extranjero por la cuarentena estricta. 


No pude tener el baby shower que soñaba, lo tuve online con familia y amigas (bello detalle, pero no es lo mismo), y al fin, con la ayuda de muchos rezos, a solo tres semanas que nazca mi bebé, llegó Darren. El parto fue excelente, pero solo mi mamá pudo conocer a Mateo, hasta sus tres semanas y de a poco lo fueron conociendo mis hermanos y familiares cercanos.

Cuatro meses en Canadá

Pasaron los meses, las fronteras se abrieron y la pareja decidió partir a Canadá por un año, para sacar la nacionalidad del pequeño Mateo y la de Marisa. “Para mí es una experiencia totalmente diferente dejar todo lo que tengo, mi trabajo, mi departamento, mi familia, mi ciudad, para venir a un lugar donde solo tengo a mi pequeña familia y apenas salgo de casa, solo a lo necesario.


Hay días que me siento muy sola y quiero abrazar muy fuerte a mi mama, me da pena que se pierda tantas cosas de su nieto, tanto ella como mis hermanos. Al comienzo me dio nostalgia y depresión, pero ya son cuatro meses que estoy acá, llegamos al confinamiento y la temperatura varía entre -9 y -12ºC.

¡Demasiados cambios juntos! Pero es por algo bueno, la ciudadanía canadiense tiene muchos beneficios y es el derecho de mi niño criarse en el país de su padre”.

Marisa Viera Online

Todo este tiempo, maneja el salón Marisa Viera y la venta de los productos Viera Organics desde su computadora y dos celulares. Es un reto, ya que debe estar criando un bebé y atendiendo a su personal, con muchas horas de diferencia de horario y capacitándolo con nuevos métodos.


“La idea es dar esa imagen virtual a mis clientes, siempre presente, aunque no esté físicamente, con lo más importante, el diagnóstico personalizado. Tengo mis redes sociales donde pueden hacer sus consultas: Facebook (Marisa Viera Hair Studio) y por Instagram (Viera Organics Bolivia).


A corto plazo quiero ver crecer mi red virtual Marisa Viera Hair Studio para estar presente en el día a día de mis seguidoras. Atenta para consultas a la hora que cualquier cabello me necesite. Después regresaré a Bolivia a seguir innovando con nuevos proyectos orgánicos y de sostenibilidad en mi rubro y especialidad.


Mensaje de mamá primeriza

“¡En este mes tendré mi primer Día de las Madres! Pienso disfrutar al máximo la maternidad en todas sus etapas, se pasa tan rápido, que todo cansancio, sueño y sacrificio valen la pena, yo pienso aprovechar cada segundo junto a mi hijito”.


Comentarios