Escucha esta nota aquí

Estaba en la cúspide de su carrera, se había consagrado como la 'reina del tex-mex' y había grabado cinco discos que se vendían por millones, cuando la presidenta de su club de fans le disparó por la espalda y acabó con la leyenda de Selena Quintanilla, cuando esta tenía solo 23 años y una vida de éxitos por delante.  

Veinticinco años después de aquel fatídico suceso, medios mexicanos informan que Yolanda Saldívar, que se declaró culpable y fue sentenciada a cadena perpetua por el homicidio en primer grado de la artista, podrá optar a la libertad condicional en 2025.

 “Fue notificada por un tribunal de Texas que, en el año 2025, puede tramitar su libertad condicional por buena conducta”, informaron en el programa mexicano Hoy.

De esta manera, Saldívar podría cumplir el resto de la condena en su casa debido a este nuevo recurso legal al que se ha hecho acreedora por su buen comportamiento en prisión. 

¿Qué pasó el 31 de marzo de 1995?

Según reporta la cadena BBC, la relación entre Selena y Saldívar comenzó en 1991. Aquel año, la mujer de 31 años se acercó al padre y mánager de la cantante, Abraham Quintanilla Jr., para proponerle la creación de un club de fans del que sería la presidenta.

Su trabajo activo en el club acercó a Saldívar cada vez más a Selena, llegando a convertirse en su asistente personal y luego en su encargada de negocios.

Supuestamente, la mañana del 31 de marzo de 1995, en medio de una discusión, Saldívar disparó un revólver calibre 38 mm que dejó herida de muerte a la cantante y, a pesar de ser enfermera, no la auxilió.

Saldívar declaró que sí disparó en contra de su "hija", como la llamaba, aunque alegó que fue por accidente.

El motivo habría sido el reclamo de la cantante de un dinero faltante.