Escucha esta nota aquí

Myriam Hernández está muy contenta por la oportunidad que le da la música de renovarse, de presentarse nueva y de empoderarse con un mensaje dirigido a las mujeres que quieren ser libres en todo sentido. 

Hasta aquí es la carta de presentación de esta nueva Myriam. Es el primer sencillo de su nuevo álbum Sinergia, que contiene 11 canciones escritas y producidas por el español Jacobo Calderón.

Parte de la letra de la canción dice: “Ahora me siento mejor, armada de fuerza y valor, tú sabes que no hay marcha atrás porque lo hemos luchado. Y ahora soy la que pisa fuerte y va dejando huella. La que ya no cede un palmo, esa que ya no volverá a renunciar solo por ser ella”.

De esta propuesta musical y de su vida fue que la cantante chilena conversó este lunes con Linda González en el programa Aquí Estoy, que se emite por El Deber Radio (103.3 FM).


Sinergia

“Estoy feliz de la vida mostrando nueva música, porque fue un disco que anhelaba poder grabar hace muchos años, no me enamoraba de ninguna canción que escribían para mí, pero este encuentro con Jacobo fue de mucha sinergia y de mucha conexión, por eso le puse así al título del álbum. Estoy muy motivada y emocionada por eso”, dice Hernández, que también comenta que, luego de un periodo de encierro voluntario por la pandemia, está empezando a salir y que le está haciendo muy bien.

En ese sentido, valora la respuesta que está teniendo su nuevo trabajo entre la gente, especialmente en las mujeres que han escuchado la canción Hasta aquí.

“Fue maravillosa la reacción. Yo dije ‘esto vale toda la espera’, incluyendo la pandemia que nos hizo grabar el disco en dos etapas”, añade la artista, que se hizo esperar 10 años con un nuevo disco.

Mujer

A la vez que le dice no a la mentira, al engaño, a la falsedad, al feminicidio y a la violencia intrafamiliar, Myriam le habla a la mujer exhortándola a que aprenda a quererse.

“Cuando uno se quiere y se da la seguridad para hacerlo, ahí es donde empieza a decretar luchar por esos sueños hasta  lograrlos. Siempre se puede crecer, siempre aprendemos y eso es lo que quiero transmitir siempre a través de mis canciones, afirma.  

La chilena recordó que tuvo una relación sentimental “horrible”, de la que aprendió a salir con la convicción de que primero debía aprender a quererse a sí misma.

Uno cree que toda la gente que te aconseja está equivocada y que uno va a cambiar a esta persona. Cuesta verlo, pero después de muchas cosas, cuando temí por algo más grave, como de violencia física, me dije: ‘tengo que salir de aquí’. No era normal tener que tomar pastillas para los nervios. Mi madre sufrió mucho por eso, entonces, llegó un momento en el que dije ‘basta’, esto no puede seguir, no me lo merezco, hasta aquí, como el título de la canción”.

Myriam agrega que no siempre fue la mujer segura que es ahora. “Todos vivimos la adolescencia de forma insegura, yo también viví esos momentos en los que no sabía si iba a ser capaz de lograr mis sueños, pero escuchar a tus padres y tener fe en Dios es importante, además de respetar a los demás, pero, sobre todo, respetarse a una misma”, señala.


Las pérdidas

La chilena contó que durante la pandemia le ha tocado sufrir pérdidas de familiares, de gente muy cercana y que se sintió terrible no poder acompañarlos en los funerales de forma presencial.

“Con esta pandemia valoré la salud, que es fundamental. Sin salud no podemos trabajar, no podemos hacer nada. Y sin amor, tampoco, porque con amor podemos motivarnos a seguir. En familia hemos reflexionado mucho sobre este tema, con nuestros hijos lo valoré y sentí que era una oportunidad de reencontrarnos porque uno convive con su familia, muchas veces no reparamos en ello. Esto nos sirve de reflexión para vivir una vida compartiendo momentos con la gente”.

Bolivia en el corazón

Myriam Hernández debe ser una de las artistas latinoamericanas que más ha visitado Bolivia en las últimas décadas. Su relación con el país es tan especial, que incluso lo visitó antes de grabar su primer tema con proyección internacional: Ay amor, lanzado en 1987 en el disco que llevaba su nombre.

“Ese viaje fue la primera vez que salía al extranjero, recuerdo que esa vez en Bolivia me compré mis zapatos que uso en la portada de El hombre que yo amo. Así que siempre tengo recuerdos preciosos, los quiero y los tengo en el corazón siempre”, asegura.

La artista tiene 11 conciertos agendados este año en Estados Unidos y una gira por Colombia, Chile y Argentina en 2022. Espera que Bolivia se pueda sumar para ese entonces a la lista de países a los que volverá a cantar sus clásicos de más de 30 años de carrera y las piezas de Sinergia.

Comentarios