Escucha esta nota aquí

Una leucemia fulminante se llevó un alma joven. Esta madrugada falleció Paola Peralta López, a los 28 años. Pianista, cantante y pedagoga, que fue integrante fundadora del Coro Filarmónico de Santa Cruz de la Sierra.

Hace dos semanas le había detectado el cáncer en la sangre y hoy su familia, amigos y quienes la conocieron la lloran. Hoy velan sus restos en el salón velatorio Las Misiones. Mañana, a las 10:00, será el entierro de sus restos.

La comunidad artística local no sale del asombro por la noticia, sobre todo los que la recuerdan como una gran profesional y compañera.

“Gracias por tu energía, alegría y complicidad en todos los sueños y por impulsar la música en la ciudad de Santa Cruz. Recordaremos todos los conciertos y ensayos en los que disfrutamos de tu talento”, dice un comunicado del directorio de la Fundación Filarmónica, equipo ejecutivo, directores artísticos y los 150 integrantes del Coro y la Orquesta Filarmónica de Santa Cruz, institución de la que formó parte.

En las redes sociales también se manifestaron las muestras de pesar y los recuerdos de Paola en la mente y el corazón de sus amigos.

“Amé tu sonrisa. Amé tu alegría por la vida. Amé tus sueños y proyectos. Amé tu gentileza y bondad. Amé tu luz y tu brillo. Amé tu alma transparente. Gracias a la vida por tu existencia. Mi corazón te abraza hasta el cielo donde ahora descansas en paz”, publicó Lourdes Montero, del Grupo Editorial La Hoguera.

“Es la primera vez que nos toca despedir a un integrante de nuestra familia Filarmónica. Aunque estos meses han sido complicados para todos y hemos despedido a papás, mamás o familiares de integrantes, esta vez es más duro. Es más duro porque cantaba a mi lado, es más duro porque cada integrante, aunque me dupliquen en edad, son como mis hijos. Es una generación por la que decidí dedicarme a la gestión cultural porque veo en ellos la dedicación, el talento y ese brillo en sus ojos que merecen que uno haga todo para que sigan haciendo música. Paola Peralta López era uno de esos ojos que brillaban cuando cantaba o tocaba piano desde que estudiábamos juntas en Bellas Artes. Salía de la agencia donde trabajaba y llegaba con sus partituras en mano directo a ensayar, porque ‘Pao’ es de esa generación que estudiamos otras carreras y volvimos a la música, volvimos a la música porque es lo que nos apasiona. Vuela alto pequeña”, expresó Raquel Terceros, productora de la Orquesta Filarmónica de Santa Cruz de la Sierra.

“Las personas que tuvieron la suerte de conocer a Pao, sabrán que fue una luz en este mundo, siempre con una sonrisa y positivismo, irradiando bondad. Las personas que tuvimos la dicha de compartir tiempo junto a ella, sabemos lo transformadora que fue su presencia, y es por esto que, pese a que su partida nos deja un torbellino de emociones, al recordar todas las anécdotas que se compartieron en su compañía, y el dolor que nos deja de su partida, nos aferramos hoy en la gratitud que sentimos por cada momento construido a su lado”, expresó la promoción 2010 del colegio Bellas Artes.