Escucha esta nota aquí

El nombre de Piraí Vaca ha estado asociado, a lo largo de su carrera artística, a la guitarra y a la música clásica. Lo que pocos saben es que el rock ha acompañado la vida del músico cruceño desde temprana edad. Solo que no se había dado la oportunidad de mostrar ese perfil en el escenario. Esta vez ha llegado el momento.

Rock en la sangre se llama la nueva serie de conciertos de Piraí, con la con la que se quitará las ganas de tocar en el escenario todas esas canciones roqueras que marcaron su vida. Asimismo, marca su retorno a las giras nacionales luego de dos años.

Todo comenzará el jueves 26 de mayo en el teatro Gran Mariscal de Sucre y concluirá el 27 de agosto en destilería Casa Real, de Tarija. La Paz, Cochabamba, Oruro, Santa Cruz de la Sierra, Potosí, Trinidad y Samaipata también forman parte de este periplo. 

Remembranzas

“El rock es algo que me ha acompañado desde mi segunda incursión en la música. Siempre, mi persona se ha visto entre lo sublime de la música académica y la brutal fuerza del rock”, expresa el guitarrista.

Cuando habla de una segunda incursión es inevitable para Piraí referirse a la primera (la clásica) para establecer la relación entre ambas. Entonces recuerda su niñez, cuando descubrió un casete, que, por un lado, contenía el Concierto de Aranjuez y, por el otro, el Concierto N° 5, de Beethoven. Luego se traslada a su temprana adolescencia, cuando experimentaba con ollas de cocina, que hacían una especie de batería, mientras acompañaba la música de AC/DC.

Rapsodia bohemia

El viaje nos trae a un presente más cercano: el taller de su padre, Lorgio Vaca, donde el año pasado brindó un recital por streaming en el que destacó una pieza: Bohemian Rhapsody, de Queen.

Fue una especie de disparador de la idea que derivó en el actual programa de canciones. Como un anticipo, lanzó en sus redes sociales el video de Bohemian Rhapsody con arreglos propios:


“Me costó mucho hacer una adaptación a guitarra en la que se notara la estructura de esta pieza y que no se perdiera ningún instrumento que componía la canción. Eso me dio la idea de por qué no hacer un concierto con toda esta música, que me gusta desde siempre”, explica Piraí. 

Como su intención es exigir que suenen varios instrumentos a la vez en la guitarra, Piraí se convierte en una especie de hombre orquesta, que ejecuta piezas con arreglos originales tales como Tears in heaven, de Eric Clapton; Shape of my heart, de Sting; Every breath you take, de The Police y se anima a incluir la música introductoria de la saga de los Vengadores y Thunderstruck, canción de AC/DC, del álbum The razors edge (1990).

El programa añade una especie de bonus tracks dedicado al oriente boliviano, a partir del arreglo de tres piezas de carnaval, taquirari y chobena en las que Piraí viene trabajando, que fueron encargadas por la Secretaría de Cultura de Santa Cruz. 

Fue así que creó sus propias versiones de El guajojó, Jumechi y Lamento yuki. También incluye un set de piezas latinoamericanas, como Tú eres la estrella más linda y Pasaje aragüeño.

Piraí menciona que esta no es una gira sino un giro hacia adentro, hacia una parte fundamental de su ser y complementa que este retorno va de la mano con su vuelta a su faceta de arreglista.

No hacía tantos arreglos desde Aires indios (disco de 2005). Me gusta mucho tocar la música que quiero en una guitarra sola, pero el hecho de hacer versiones de canciones me exige mucho técnicamente”, concluye.

Comentarios