Escucha esta nota aquí

La artista estadounidense Madonna cumplió 62 años el 16 de agosto, y desde entonces ha estado muy activa en las redes sociales, especialmente en Instagram, donde ha compartido varios videos y fotografías en los que se muestra trabajando. 

Sin embargo, no ha sido su voz o alguna novedad musical lo más comentado, más bien su rostro que se ve algo inflamado y sorprendemente terso para su edad.

Su evidente transformación llamó tanto la atención de la prensa internacional que algunos medios hasta buscaron expertos de belleza para tratar de descubrir todos los tratamientos a los que se pudo someter la 'reina del pop'. Y es que no se trata de alguna foto que le jugó en contra, varios son los videos y las imágenes, por no decir todos, los que la dejan al descubierto. 

“Por cómo se ve, se puede intuir que efectivamente lleva de todo, no solamente múltiples liftings faciales, dos o tres mínimo a lo largo de su vida, sino también toda clase de rellenos, tipo ácido hialurónico, hidroxiapatita cálcica, ácido poliláctico e incluso me atrevería a pensar por edad, pero no por aspecto, que algún relleno permanente también lleva”, detalló el médico estético español Leo Cerrud a la revista Vanitatis. 

El profesional no tuvo piedad para describir que la diva “está hinchada, deformada y excesivamente retocada. Es como una Faye Dunaway en corticoides y está a un minuto de transformarse en la mujer gato”, señalóSegún el experto, el abuso de inyectables ha terminado de deformar por completo su rostro.

Otra cirujana española, Pilar de Frutos, aprobó la nueva imagen de la artista, pero, por supuesto, no cree que sea tema de genética o de tratamientos naturales. 

A pesar de que el resultado es un tanto exagerado e incluso ha modificado algunos de los rasgos de la cantante, es un trabajo bien hecho aunque poco natural”, dijo a la revista Mujer Hoy.

La experta nota también una posible intervención en la zona ocular, los foxy eyes, donde ocurre lo mismo que en el resto del rostro: “la cirugía esta correcta, pero el cambio tan radical ha hecho que la intérprete de Like a Virgin no se asemeje a la persona que era de joven”, finalizó.

Aunque Madonna nunca reconoció que se sometió a cirugías o tratamientos, tampoco lo negó, más bien, dejó en claro que puede hacer con su cuerpo lo que quiera.

"Estoy buscando desesperadamente la aprobación de Nadie... Estoy en mi legítimo derecho de hacer lo que me venga en gana con mi cuerpo, como cualquier otra persona. Gracias 2019, va a ser un año maravilloso", escribió la artista en Instagram cuando su trasero ocupó múltiples titulares.