Escucha esta nota aquí

Con una precisión milimétrica, al mejor estilo inglés y como a él le hubiese gustado que sea, así será el entierro del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, que el viernes falleció a los 99 años y que será mañana, a las 9:00, hora boliviana, en una austera ceremonia, sin homenajes de Estado, solo con la presencia de los integrantes de su familia.



El cortejo fúnebre partirá del castillo de Windsor, situado en las cercanías de Londres, rumbo a la capilla de San Jorge y se estima que el recorrido durará 10 minutos. 

El palacio de Buckingham hizo pública la lista de las 30 personas que asistirán al sepelio, encabezados por la monarca Isabel, que irá sola en un carruaje, detrás del carro fúnebre. Luego y a pie irán los hijos del difunto, Carlos, Ana, Andrés y Eduardo. 

Después vendrán los nietos Guillermo, Peter Phillips y Harry. Los hermanos e hijos de la difunta Diana de Gales no irán juntos, por expresa disposición de la casa real. Luego seguirán las princesas Eugenia y Beatriz de York, lady Louse y el vizconde Jacobo de Wessex. Le seguirán Kate Middlenton, Camila de Cornualles y Sofía de Wessex.



En seguida estarán otros miembros de la familia real, sumando los 30 que anunció el protocolo real. En el mismo orden se acomodarán en la ceremonia funeral en la capilla de San Jorge. 

No estará presente Megham Markel, que se encuentra en EEUU y que justificó su inasistencia porque tiene siete meses de embarazo y los médicos le recomendaron no hacer un viaje largo. Tampoco estará el primer ministro británico, Boris Johnson, ni representantes de las otras casas reales europeas, que normalmente asisten a este tipo de eventos.

Antes de que el cortejo fúnebre parta de Windsor se lanzará salvas de cañones desde diferentes puntos del Reino Unido, como el palacio de Buckingham, el Parlamento, el puente de Londres, el castillo escocés de Balmoral, Gibraltar y otros sitios emblemáticos, en honor del duque de Edimburgo.



Acompañarán integrantes de las tres fuerzas militares reales, la Armada, el Ejército y la Aviación, que rendirán homenaje al príncipe que integró dicha institución. 

El carro fúnebre es un Land Rover que diseñó Felipe y pidió como debería ser transportado su cuerpo. Toda le ceremonia ha sido ensayada y se ha pedido a la ciudadanía que no vaya a las calles de Windsor, que se queden en sus casas.

No se trata de un funeral de Estado, por lo que ningún integrante de la familia real llevará uniforme militar. En la capilla de San Jorge se celebrará una misa a cargo del arzobispo de Canterbury y del decano de Windsor. 

Luego el féretro será llevado a la bóveda mortuoria real, que está situada debajo de la iglesia y donde se encuentran los cuerpos de otros integrantes de la realeza británica. Cuando fallezca la reina Isabel II también será enterrada en dicho lugar.



El funeral del príncipe Felipe empezará mañana a las 9:00, hora boliviana. Será transmitido en directo por la cadena televisiva británica BBC y se verá en todo el mundo.

Comentarios