Escucha esta nota aquí

Cumplir con estrictos horarios laborales, manejar todos los días al trabajo varias horas y tener que vestirse formalmente, son algunas de las cosas que Juan Carlos Salinas, gerente de planificación de Farmacia Chávez, dejó de hacer debido a la cuarentena. En la actualidad, según relata, su rutina comienza a las 8:00 (como normalmente solía ser), solo que ahora, en lugar de realizar sus labores en su oficina, las realiza en su casa, es decir, trabaja a distancia.

Para desempeñar sus labores cotidianas, habilitó un espacio en su hogar como lugar de trabajo. Allí cuenta con escritorio, una computadora, una conexión a internet y una línea telefónica.

A decir de Salinas, esta forma de trabajo ha sido positiva. Asegura que ha subido su productividad un 30%. ¿El motivo? Ahorro tiempo. Y es que antes de la cuarentena, ‘gastaba’ todos los días dos horas de su tiempo en conducir desde su casa a su oficina. Así como el ahorro de tiempo, los horarios flexibles, el no tener que usar uniforme o ropa forma, y el trabajo por objetivos, son otros aspectos positivos del teletrabajo, según el ejecutivo.

Pero no todo lo relacionado con el trabajo a distancia es ‘color de rosas’. Para Salinas, el no tener las licencias de los sistemas que permiten realizar videollamadas sin límite de tiempo, puede ser un inconveniente a la hora de llevar a cabo una reunión. Además, el nivel de exigencia es mayor, sobre todo en lo que respecta a la coordinación con los equipos de trabajo. Todo esto, con el propósito de evitar fallas.

Y de la misma manera que la cuarenta ha revolucionado la forma de trabajo de las personas, también, según el ejecutivo, obligará a acelerar la adopción de nuevas tecnologías en las empresas para permitirles a sus colaboradores realizar sus labores desde fuera de las oficinas. Esto, así como la oferta de cursos online gratuitos para desarrollar habilidades digitales, es algo positivo, para Salinas.

En Bolivia, así como Salinas, son miles las personas que están trabjando desde sus casas, de acuerdo con expertos en gestión del talento humano. E igual que Farmacias Chávez, las empresas que están adoptando el teletrabajo, son cientos.  

Hoy que es Día Internacional del Trabajador, los trabajadores lo festejarán en casa y con el desafío de adaptarse a los nuevos sistemas de trabajado, desarrollar competencias digitales, de agilidad y de productividad.   

Modo virtual, la nueva normalidad

La tendencia será el teletrabajo. Así indica María Fernanda Roca, directora ejecutiva de María Fernanda Roca Coaching & Reclutamiento, la forma en el que las personas realizarán sus trabajos, luego de que se logre superar la crisis del coronavirus. “Poco a poco el cuerpo y la mente humana va a entender y desarrollar las habilidades necesarias para adaptarse por completo a ese sistema”, sostiene la experta.

Aunque el trabajo a distancia es una herramienta útil, no se aplica (por el momento) a todos los cargos, señala Roca, quien considera que una vez pasada la cuarenta, muchas personas tendrán que volver a las oficinas. En ese instante, según la experta, nacerá el gran reto de una nueva realidad, en el que el área del talento humano deberá acompañar a las personas en su adaptación, ya que con la presión económica que vivirán las empresas (y que ya la están viviendo), el desempeño de cada trabajador será fundamente para obtener buenos resultados.

“Se necesita desarrollar talento híbrido en las empresas, personas que sean capaces de entender y ejecutar procedimientos y modelos de negocio distintos, en una misma realidad”, dijo Roca.

A decir de Denise Hurtado, CEO de BPO Center, el ‘nuevo normal’ será en modo virtual y con la modalidad teletrabajo al 25%. “Esta forma de trabajo nos ha hecho improvisar y aprender cómo ser flexibles, accesibles, y como trabajar productivamente desde casa. Pienso que el aprendizaje no ha finalizado, es decir, el teletrabajo está en construcción, en movimiento y, los líderes, junto con los trabajadores estamos evolucionando en esta formar de trabajar”, explica la experta.

En este contexto, tener una oficina en el hogar hoy es una necesidad. Para ello, es vital contar con tecnología, ancho de banda, un escritorio y un espacio adecuado. Teniendo eso en cuenta, Hurtado señala que el desafío de las empresas es y será desarrollar oficinas virtuales, tener menos infraestructura, más comunidades, más trabajo temporal.

Para la experta, el teletrabajo es valioso para las empresas y para el trabajador, pero requiere disciplina, seguimiento, y medir productividad para no bajar desempeño. El hallazgo es que en la modalidad virtual se puede ser cercano, pues la virtualidad si se la sabe gestionar, conecta a los seres humanos.

“La crisis del coronavirus activó emociones, activó el crecimiento del trabajo online, rejuveneció a las generaciones X y baby boomers, y vitalizó a los millennials y centennials. Nos invita a ser ‘empleables’ y desarrollar competencias digitales, de agilidad y de productividad. Hoy las personas harán muchas más funciones por el mismo sueldo o menos, pero de lo que se trata es mantener el empleo en un momento en el que muchos perderán su fuente de trabajo”, dijo Hurtado.

Por su parte, Aldana Fernández de Córdova, Country Manager de Great Pace to Work, señaló que el trabajo a distancia primará en el país por un buen tiempo y probablemente se instaure. Además, seguramente, los empleos van a ser más flexibles. “Se exigirá el cumplimiento de objetivos, más que el de horarios, no obstante, se estarán contemplando las necesidades del trabajador en casa y sus condiciones para hacer su trabajo”, indica.

Por otro lado, el colaborador deberá regirse a protocolos de bioseguridad y cumplir con las nuevas disposiciones de la empresa, puesto que cada una estará haciendo ajustes para salvaguardar la salud de todos sus empleados y evitar la propagación de la enfermedad.

De acuerdo con la experta, los trabajadores deberán transitar hacia una nueva manera de hacer las cosas, por lo que las empresas deberán enfocarse en las comunicaciones de concienciación, para instaurar el cambio de modelo. Además, es probable que se establezcan turnos de trabajo en oficina, que las reuniones sean virtuales, que se anulen las actividades de confraternización interna y que se exija un estricto cumplimiento a las distancias entre unos con otros.

En la nueva realidad, ocupar instalaciones como los Co-Work puede volverse una tendencia para optimizar los recursos de electricidad y otros. En tanto, las negociaciones en temas salariales, bonificaciones y beneficios se mantendrá, pero serán más difíciles, dadas las condiciones económicas en las que se encuentran las empresas y la curva de recuperación. “El desarrollo de plataformas tecnológicas se hace indispensable y todo un desafío el desarrollo de la cultura organizacional sin oficina”, señala Fernández de Córdova.

La mirada empresarial

Para muchas empresas de Bolivia y del mundo los objetivos planteados para 2020 quedaron atrás, para enfocarse en una sola cosa: sobrevivir. Así lo señala Erick Saavedra, CEO de Toyosa, quien además considera que, aunque que pase la cuarenta, será imposible volver a operar como se lo hacía antes. “Ya todo cambio y eso es una realidad para todos”, afirma.

Esta nueva realidad, según Saavedra, propiciará cambios radicales en las organizaciones, reducción de gastos operativos, reinvención de los modelos negocios y de la generación de valor. 

En el caso de Toyosa, está implementado el comercio digital, para poder brindar soluciones a las necesidades de sus clientes. Además, incrementó significativamente el desarrollo de contenidos para sus clientes vía WhatsApp, Zoom, Instagram y Facebook. “La adopción de canales digitales es un efecto de esta coyuntura”, explica el ejecutivo.

Por su parte, Leonardo Salvatierra, CEO de Farmacias Chávez, señaló que luego de la cuarentena el trabajo en su empresa será más innovador y más cuidadoso que antes. “Siempre hemos estado pendientes de la salud del personal, contamos con médicos de cabecera internos, los cuales brindan un seguimiento increíble, además se está proyectando y adecuando a los avances tecnológicos para llegar a los clientes y generar nuevas experiencia que fortalezcan la confianza y la fidelidad”, explicó.

En cuanto a las acciones aplicadas en la actualidad, Salvatierra indicó que adoptaron el teletrabajo, sistema que le ha ayudado mucho a la compañía a seguir produciendo, llegando a obtener resultados positivos desde casa. Además, se incrementó el uso del teléfono, correo electrónico y algo que no se puede dejar de lado y que muchos utilizan: el WhatsApp.

Comentarios