Escucha esta nota aquí

El olorcito a carne en la parrilla trasciende y hasta los vecinos lo sienten, lo que motiva al apetito y hace 'pasar saliva' a más de uno. Es el churrasco, una de las comidas más ricas y populares en Santa Cruz de la Sierra, más aún cuando es bien preparado y viene acompañado de sus guarniciones.

No es originario de Santa Cruz ni del Oriente boliviano, pero se adaptó muy bien porque aquí se produce buena y abundante carne y se le dio el toque regional. Las pampas cercanas a la cuenca del río de La Plata, Argentina y Uruguay es donde nació el churrasco, que ellos llaman asado, y de ahí lo exportaron a todo el mundo, siendo una de sus comidas insignias.

Preparar un churrasco no es solo poner la carne a la parrilla y que se cocine. Tiene sus trucos que solo los entendidos en este sabroso oficio conocen. Daniel Arandia tiene más de 10 años preparando churrasco y comida criolla, él ahora comparte sus secretos.

Dice que uno de los aspectos más importantes es seleccionar bien la carne, con un buen corte, textura y presencia de grasa, solo la adecuada. La sazón, el carbón, la altura de la parrilla y los tiempos también juegan un papel decisivo.

El churrasco se puede preparar para dos personas, hasta para más de cien. Y depende del número de comensales para estimar la cantidad de carne que se pone al asador. Se calcula medio kilo de carne por persona.

Ingredientes

* Carne, que puede ser ojo de bife, cuadril, lomito, punta de S y picaña

* Carbón bien seco

* Sal de cocina o granulada que es especial para churrasco

* Papaya verde picada en pedazos

* Limones

* Arroz, yuca, pan, ají, ajo, verduras para la ensalada y el chimichurri

Preparación

Se coloca en un recipiente la papaya verde en pedazos con jugo de limón y ajo picado bien chiquitito, encima se pone la carne por una hora para que ablande. Mientras tanto, se ponen los carbones en la parrilla, se les prende fuego y se espera media hora hasta que estén al rojo vivo. 



Se coloca la carne sobre la parrilla, que puede estar de 20 a 30 centímetros de altura. Se le rocía sal, cuidando de que sea la necesaria, ni mucho, ni poco.

Luego de 15 minutos, cuando la carne empieza a cocer, agarrando un tono dorado, se sube cinco o 10 centímetros la parrilla, y se espera a que cocine un poquito más. Con una pinza se da vuelta al asado, para que cocine de los dos lados.

Hay gente que le gusta la carne media cruda, otros término medio y algunos bien cocida. Depende de ello para que la carne siga en la parrilla. Pero no puede pasar de media hora, porque sino se seca.



Se puede rociar la carne con un poco de cerveza para que quede más jugosa, antes de sacarla de la parrilla, eso depende del gusto de los comensales.

Se puede acompañar en las brasas con chorizos, morcillas, tiras de costillas, pan con mantequilla y ajo, menudencias y también algunas verduras que tardan menos tiempos en cocer.