Escucha esta nota aquí

Volkswagen quiere impedir que el director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) durante la administración del presidente Bill Clinton, Louis Freeh, represente a los propietarios de un vehículo diésel en el juicio que se va a celebrar en San Francisco contra el grupo automovilístico alemán.

La revista económica en la red "Business Insider" informa este miércoles (22.01.2020) de que Freeh, reconvertido en mediador en escándalos económicos, ofreció sus servicios de abogado a Volkswagen en el escándalo por la manipulación de las emisiones de vehículos con un motor diésel, y que después se puso a trabajar para la otra parte. Según la demanda de la compañía, habría facilitado a sus clientes actuales información confidencial obtenida mientras trabajaba con Volkswagen.

Por ello, la compañía alemana quiere impedir mediante una resolución judicial que Freeh represente a los propietarios de un automóvil con motor de gasóleo porque se produciría una traición de la confidencialidad porque Freeh estuvo a punto de ser contratado como asesor por VW en 2015. Freeh realizó labores similares de asesoramiento en el caso de sobornos de Daimler y en la catástrofe petrolífera de BP en el golfo de México. Pero en el caso de VW se encontró con la oposición del comité de empresa porque sus reivindicaciones salariales eran demasiado elevadas y ofreció sus servicios a los demandantes, los propietarios de vehículos.

Volkswagen considera que Freeh ha utilizado o, incluso, vendido información confidencial interna de las negociaciones con las compañías y por ello ha presentado una instancia de 28 páginas en el Tribunal Federal de San Francisco para que Freeh sea excluido del proceso judicial.

lgc (efe/dpa)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |