Escucha esta nota aquí

Su teléfono móvil no deja de sonar, pues los medios de comunicación buscan su palabra. Mientras espera abordar el avión de Sucre hasta Santa Cruz, Víctor Hugo ‘Copito’ Andrada atiende a DIEZ para hablar sobre la histórica clasificación de Guabirá a la fase de grupos de la Copa Sudamericana 2021. Le ganó por 1-2 a Nacional Potosí este miércoles y ya lo había superado en la ida por 4-1.

Andrada mantiene la serenidad y la cautela, considerando que el camino en el torneo internacional recién comienza. Además, recuerda –como se lo expresa a sus jugadores: “Ni fenómenos cuando estamos bien ni un desastre cuando nos va mal”.

A continuación, partes de la conversación entre DIEZ y el DT del rojo ganador.

_Andrada y  Guabirá hicieron historia este miércoles, al clasificarse a la fase de grupos de la Copa Sudamericana, ¿Cómo se sienten, un día después de su logro?

Estamos contentos, pero tranquilos. Siempre le digo a los jugadores que no nos podemos abrazar del pasado, sea bueno o malo, porque no podremos avanzar. Por ejemplo, no nos podíamos quedar con la derrota frente a Aurora (por el torneo local), ya que no nos iba a permitir seguir adelante. Esto es exactamente lo mismo. Sabemos que ahora empieza una nueva etapa para Guabirá, pero tenemos los pies sobre la tierra y somos conscientes de que esto recién comienza.  

_ Guabirá es uno de los pocos clubes que ha respetado el proceso de un cuerpo técnico, ¿fue clave para conseguir el objetivo? 

 Los dirigentes también tienen mérito en este logro porque vieron el trabajo y no los números. Si vamos por los números, cuando empezamos a trabajar el equipo jugaba bien, pero los resultados no eran buenos. Los procesos los cortan los resultados. Los directivos tuvieron la sabiduría de respaldar al cuerpo técnico. Me acuerdo que habíamos perdido tres partidos seguidos y jugábamos contra Bolívar. El presidente (Rafael Paz) llegó a una práctica y me dijo: ‘Si pierden contra Bolívar, igual van a seguir’. Ese espaldarazo a uno le da tranquilidad. Gracias a Dios, tuvimos la confianza para seguir trabajando.

_¿Cómo ha logrado fortalecer al grupo?

Cuando uno elige algo, se vuelve esclavo de eso. Uno tiene que hacer su trabajo con amor, no puede hacerlo de mala gana. Nosotros hacemos lo que nos gusta, somos privilegiados, y ganamos dinero. El cuerpo técnico tiene conversaciones grupales, pero también individuales y no les mentimos. Les decimos por qué juegan y por qué no. Como entrenador, intento no hacerles lo que no me gustaba que me hicieran cuando era futbolista. Les digo que están leyendo un libro que yo ya repasé, pero a mí me toca uno nuevo. Les trasmitimos nuestra experiencia.  

_ Kevin Mina es un jugador determinante, hace poco resaltaba que usted es el primer técnico que lo entiende, ¿cómo ha logrado esta buena relación?

El jugador de fútbol es una persona normal, que tiene similares problemas a todos. Cuando vemos a un jugador que no está contento, Ezequiel (Andrada, ayudante de campo) o Gustavo (Notta, entrenador de arqueros) lo llaman, lo invitan a tomar un café para conversar, con el objetivo de solucionar el mal momento que están atravesando. Intentamos armar una familia.

_ Volviendo al equipo, ¿cuál ha sido la mayor dificultad que se le ha presentado?

Siempre existen dificultades, pero uno tiene que estar preparado para superarlas. Nos fortalecimos mentalmente en el inicio de la pandemia. Tuvimos que aplicar bastante creatividad e imaginación para mantener al equipo motivado, entrenando virtualmente.

_  Guabirá  es el único equipo cruceño que continúa en carrera internacional, además es el segundo mejor posicionado en la División Profesional...

Sin duda que es importante, pero hay que mantener el equilibrio. Ni fenómenos cuando estamos bien ni un desastre cuando nos va mal. En el fútbol no hay memoria, nosotros mantenemos los pies sobre la tierra y trabajamos día a día. No podemos quedarnos en el pasado, hay que mirar hacia adelante.

_ Ahora deben cambiar de página y pensar en la fase de grupos de la Copa Sudamericana, ¿cómo la van a encarar?

Gracias a Dios, tenemos un equipo largo, hemos armado dos equipos pensando en que buscábamos clasificarnos. Hoy pensamos en lo inmediato que es el partido del domingo frente a Real Tomayapo. Además, el viernes sabremos a qué rival vamos a enfrentar y a qué país tenemos que viajar. Nos vamos a alistar en todos los aspectos.

_ ¿Cómo conseguirán mantener el equilibrio entre el torneo internacional y el local?

Tenemos que seguir trabajando y mentalizarnos en lo que se viene. Asimismo, los jugadores también deben ser conscientes de que el grupo se va a dividir para afrontar los dos torneos.

Comentarios