Escucha esta nota aquí

Con el pago del 50% del salario de marzo, y a la espera de cobrar el 25% de abril y mayo ( aún no arreglaron los porcentajes de junio y julio), varios jugadores de Guabirá se han visto en figurillas para cubrir sus gastos mensuales. Uno de ellos es el defensor Fran Supayabe que hace de todo para ganarse unos pesos más: entrena, trabaja de delivery y distribuye pan.

“Hace mes y medio que mi novia, Adriana Ticona, me presta su moto para trabajar de delivery, comprando productos y llevándolos a quienes los  piden. La necesidad me obligó a esto”, sostuvo el defensor, de 24 años, que venía consolidándose como titular de Guabirá hasta que se decretó el 21 de marzo la cuarentena para evitar la propagación del Covid-19.

En esta cuarentena su jornada comienza con el entrenamiento que realiza de 7:00 a 9:00. Luego de 10:00 a 16:00 sale a entregar sus pedidos como delivery en la moto. De ahí para adelante, desde hace dos días, también le está ayudando a su madre, Cristina Alpiri Cuéllar, a distribuir el pan que elabora y con que genera uno de los ingresos que tiene su familia.

“Somos cinco hermanos, que vivimos con mi madre. Actualmente debemos dos meses de alquiler y por ello espero que paguen en Guabirá para salir de esa pena. Son Bs 800 por mes”, sostuvo Supayabe, que es la primera vez que hace de delivery. Cuando cmenzaba a entrenarse en el equipo norteño había trabajado cargando alimentos a  camiones repartidores.

“En realidad estoy ganando unos 200 bolivianos diarios y eso me sirve de mucho. Hay veces hago un poco más. Por estos ingresos dejé de entrenarme tres semanas, pero ya estoy de vuelta con todo”, concluyó el esforzado Fran.