Escucha esta nota aquí

Minuto 92’ del partido los hinchas de Guabirá protestaban en las graderías porque se estaba sumando una unidad ante Nacional Potosí este sábado en Montero; sin embargo, la bronca generalizada se transformó en alegría en cuestión de segundos cuando apareció un centro salvador de Roderick Perozo para Víctor Galaín, que marcó el 1-0 y desató la locura de los azucareros en el Gilberto Parada.

Fue un partido con escasas emociones, carente de ideas futbolísticas y pocas virtudes individuales el que mostraron Guabirá y Nacional Potosí en esta séptima fecha del Apertura. Increíble como parezca el local tuvo tres aproximaciones en el primer tiempo. Dos del capitán Enrique Hurtado, que las desperdició y una de Alejandro Quintana, que tampoco pudo concretar.

El cuadro potosino, llegó hasta al norte para hacer su negocio. No arriesgó y tampoco hizo méritos para salir con ventaja, ya que Mauro Bustamante y Nicolás Royón se aplazaron en la puntada final. El DT Jeaustin Campos decidió sustituirlos en el segundo tiempo.

A la vuelta de los vestuarios, el libreto de ambos no cambio. Guabirá siguió insistiendo con Quintana como el primer hombre con llegada al área rival, secundado por Juan Vogliotti, que jugó más retrasado, una posición que no es habitual para el goleador acostumbrado a merodear el arco contrario desde la frontal.

La primera llegada clara con opción de marcar, en todo el partido, Guabirá la tuvo recién a los 70 minutos. Un pelotazo de Marcos Andia en profundidad dejó a Quintana frente al meta Yimi Roca, que salió a la desesperada; sin embargo, su disparo por encima del portero salió apenas desviado.

Dos minutos después (72’), Vogliotti desperdició la segunda cuando pierde en el mano a mano con Roca. El atacante ingresó al área grande y ante la salida del portero cruzó el balón, pero encontró buena respuesta del meta que achicó bien para evitar la caída de su arco.

Nacional no respondía y los chispazos de Edson Pérez no alcanzaron para hacer daño al pórtico defendido por de Saidt Mustafá. A la mala puntería del cuadro potosino se sumó la expulsión de Abraham Cabrera (76’). El defensor frenó a Quintana con una falta, por lo que el juez Fernando Toledo le mostró la segunda amarilla y en consecuencia la roja.

El azucarero insistía empujado por su hinchada y con Perozo en el campo de juego (ingresó por Bruno Pascua) se fue con todo en la recta final. El asedio hizo retroceder algunos metros a Nacional, que apostó al empate en los tramos finales; sin embargo, una ingenuidad de Francisco Rodríguez le costó la expulsión por doble amarilla a los 86’, dejando a su equipo con nueve jugadores y debilitada la última línea. El defensor no subió a la camilla, como ordenó el árbitro y prefirió salir caminando, motivo suficiente para mostrarle la segunda amonestación y la expulsión correspondiente.

Con dos hombres más, Guabirá no podía ante un Nacional, que aguantó bien la tromba del rojo, hasta que el venezolano Perozo mandó el centro salvador desde la derecha para la aparición de Galaín, que, de cabeza, puso la pelota pegada al palo derecho de Roca, que se estiró, pero no llegó a evitar la caída de su portería. Fue el 1-0 a los 90’+2’ y la locura de los rojos que sufrieron más de 90 minutos y que gozaron en los descuentos.

Agónico triunfo que deja al azucarero (9), momentáneamente, en el séptimo lugar y al cuadro potosino (8) un puesto más abajo. La séptima fecha se completará este domingo con la disputa de cuatro partidos.