Escucha esta nota aquí

Por fin le llegó la tranquilidad a Marcos Andia, el defensor de Guabirá. Fueron un mes y 10 días duros que vivió, pero este viernes recibió una de las mejores noticias de su vida, la prueba de Covid-19 dio negativa y ahora espera volver a entrenarse lo antes posible. “Acabó la pesadilla de 40 días con Covid-19 y ahora donaré sangre para que otra gente supere el mal”, afirmó.  

“Fui el último en dar negativo. En una semana comenzaré a entrenarme de forma progresiva. Gracias a Dios estoy bien”, sostuvo el defensor azucarero, que durante un par de días sintió la falta de aire, pero luego ese síntoma desapareció. Se hará unos análisis más con su médico para estar apto para la donación de sangre.

En realidad, las siete personas que viven en la casa de Andia comenzaron a padecer los síntomas uno tras otro, hasta que el defensor se contagió. Les dio el nuevo coronavirus a su esposa, sus suegros, dos cuñadas y un concuñado. De todos, al que más afectó el virus fue a su suegro, Limbert Rodríguez.

“Nos asustamos porque le afectó los pulmones, pero gracias a Dios ya está bien. Yo estaba entrando a ese estado, pero logré recuperarme. Mi esposa Yusely Rodríguez ya había dado negativo hace 10 días y la preocupación era solo yo. Ahora todos estamos sin el virus”, dijo optimista.