Escucha esta nota aquí

¿Cómo es la vuelta a los entrenamientos tras superar el Covid-19 para un futbolista? El defensor de Guabirá, Marcos Andia, que guardó 45 días de reposo, se sorprendió al sentir hasta la falta de aire. “La primera semana de trabajo fue difícil, pues hubo cansancio en las piernas y un apretón en el pecho”, afirmó.

Andia comenzó el 6 de junio con los síntomas pero tras 12 días los fue superando. Luego vino el reposo hasta que dio negativo en la prueba del 17 julio. Pasaron tres días más y reinició los entrenamientos con sesiones de 20 minutos por jornada durante una semana. “Fueron entrenamientos poco comunes y con sensaciones raras, como la falta de aire”, sostuvo el jugador, cuyos siete familiares que vivían en su casa también se contagiaron.

En esa primera etapa se limitó a trotes suaves y movimientos para ejercitar los pulmones. “Pregunté al médico y me dijo que todo esto es normal, aunque las sensaciones sean poco comunes para un deportista”, sostuvo Andia, uno de los pilares en la defensa de Guabirá hasta antes de que se decrete la cuarentena el 21 de marzo.

En la segunda semana de trabajo volvió la tranquilidad para Andia, que aumentó las sesiones de trabajo a 35 minutos y luego a 40 para recuperar sus pulmones. “Ahora estoy feliz, pues ya me siento con la fuerza suficiente para aumentar el ritmo”, afirmó.

Andia apuesta a estar a punto para la reanudación de la temporada de la División Profesional, que puede ser en octubre con la disputa de las 14 fechas que quedan del Apertura. En las primeras 12, de 26, el azucarero quedó en la posición 11 entre catorce equipos.