Escucha esta nota aquí

En medio de un baño de popularidad, el presidente Luis Arce Catacora entregó ayer un paquete de normas para frenar los despidos bajo la figura de fuerza mayor y caso fortuito, usadas por las empresas durante la cuarentena rígida para recortar personal debido a la caída de sus ingresos durante la emergencia sanitaria. El conjunto de leyes fue cuestionado por el sector empresarial que considera que más que un beneficio será causal de más despidos. Además, exigieron al mandatario apurar la inyección de al menos $us 3.500 millones a la economía para evitar una ola de retiros.

De forma concreta Arce entregó un proyecto de Ley contra el acoso laboral que busca modificar el artículo 31 del Decreto Ley N° 13214 de 24 de diciembre de 1975, que fue elevado a rango de Ley N° 006 de 1 de mayo de 2010.

La norma protegerá de los casos de acoso que, generalmente, los empleadores cometen contra los trabajadores con el ánimo de hacerles renunciar o despedirlos.

Pero lo que más cuestionan los empresarios es un decreto supremo que anula la figura legal de fuerza mayor y caso fortuito para el retiro de personal. Además, regula la declaración en comisión de los principales dirigentes de la COB, de las centrales obreras departamentales (COD) y de las regionales (COR).

En total Arce entregó dos anteproyectos de ley y un decreto supremo. Anteriormente el sector empresarial cuestionó estas medidas porque contemplaría la reincorporación de varios trabajadores que fueron retirados a raíz de la crisis económica que provocó la emergencia sanitaria, por la llegada del coronavirus.

No obstante, estas normas deben ser aprobadas y analizadas por la Asamblea Legislativa Plurinacional, con mayoría oficialista.

Reacciones

Rolando Kempff, presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), señaló que todas las medidas sociales son importantes, pero necesariamente tienen que ir acompañadas de políticas de reactivación económica. Por eso, sostuvo que desde el sector empresarial analizarán el paquete anunciado por el presidente.

“Nosotros vamos estudiar estos proyectos. Pero es importante que el empresario tenga la oportunidad de evaluar la productividad de los trabajadores”, dijo.

Para el empresario, actualmente lo más importante para la economía es tratar de generar nuevas fuentes de trabajo y “mantener las que tenemos”.

“Es necesario ver el futuro y no pensar en leyes que no van a favorecer ni al sector público ni al privado. Lo más importante es dialogar y buscar normas que nos favorezcan a todos”, sostuvo el empresario.

Para Kempff es necesario que el Gobierno se enfoque en el crecimiento económico y en el incremento de la productividad, para que estos elementos se conjuguen es necesario, según él, la inyección de capital y recursos frescos en la economía.

Por eso planteó al Gobierno acelerar las gestiones para la venta de bonos soberanos en el mercado internacional por $us 3.500 millones.

“Necesitamos que el Gobierno pueda conseguir flujo emitiendo bonos, donde podamos generar $us 3.500 millones de liquidez al sector público, al privado y la demanda. De esa manera vamos a reactivar el país”, dijo.

En esa línea, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria (CNI), Ibo Blazicevic, dijo que el año pasado se perdieron más de 70.000 empleos en su sector raíz de las medidas que tomaron para frenar el avanza del coronavirus y que a la fecha no han podido ser recuperados.

Por eso sostiene que las medidas que implementará el gobierno dan señales de mayores dificultadas para la inversión privada.

“No son señales que nos ayuden a ser competitivos. Vemos con preocupación que este Primero de Mayo estamos atravesando una crisis seria”, dijo.

El industrial observó que a casi un semestre no exista un plan claro para la reactivación económica.

“Teníamos mucha esperanza en el presidente Arce, porque venía de ser el ministro economía, pero no vemos avances”, señaló.

En la actualidad la tasa desempleo llega a 8,9%, lo que representa a más de 300.000 personas

Arce pidió unidad a sindicatos


Después de entregar estas normas, Arce planteó la unidad de los sindicatos afines al partido de Gobierno. El mandatario encabezó la marcha por los festejos del Primero de Mayo en Santa Cruz, lo que marcó un hecho histórico.

Fue la primera vez en que un jefe de Estado llegue a festejar esta fecha en el centro económico del país.

“Debemos fortalecer nuestros sindicatos, fortalecer nuestras organizaciones sociales porque desde ahí van a ser los puntos de resistencia ante el ataque y las amenazas de volver a un golpe de Estado, a la desestabilización de un Gobierno que ha salido de las urnas y de la voluntad del pueblo boliviano”, dijo el mandatario.

Juan Carlos Huarachi, secretario ejecutivo de la Central Obrera Bolivia (COB), pidió a los trabajadores acompañar al presidente para reactivar la economía.

Comentarios