Escucha esta nota aquí

El país y el mundo celebrarán hoy la Nochebuena. Como es tradición, éste será un momento de reencuentro y unión familiar. Ante la pandemia, que golpea con toda su intensidad al país, la Iglesia y las autoridades sanitarias instaron a vivir la Navidad en familia, renovando la esperanza, pero sin relajar las medidas de bioseguridad para cuidar la vida.

La Navidad es una de las festividades más importantes de los católicos porque se celebra el nacimiento de Jesús. Por segundo año consecutivo, la pandemia obliga a vivir la celebración con restricciones para mininizar los riesgos de contagio. Este año, la fecha coincide con el pico de una cuarta oleada de coronavirus que rompió récord de casos y que se está haciendo sentir especialmente en el departamento cruceño, donde en las últimas semanas los contagios superan los mil cada día y el índice de positividad está por encima del 20%.

El vicepresidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, monseñor Ricardo Centellas, pidió a los bolivianos mantener viva la esperanza en días mejores y libres de dolor y de la pandemia. “Navidad es tiempo de reflexión, de paz y de concordia, debemos caminar juntos apoyándonos y colaborándonos. Deseamos que sea tiempo para dejarnos bendecir con el espíritu de Dios y renovar el compromiso de trabajar por el bien de todos. Estamos conscientes de que la pandemia sigue acompañándonos, por lo que debemos seguir cuidándonos y asumir las medidas de bioseguridad en los encuentros y celebraciones navideñas (para evitar contagios)”, manifestó el religioso.

La Conferencia Episcopal Boliviana, en su comunicado a los bolivianos por Navidad, también pidió renovar la fe y envió un mensaje de esperanza y solidaridad con las familias que han sufrido la pérdida de seres queridos por causa de la pandemia, la violencia desmedida o por otras circunstancias.

“Deseamos que cada persona, contemplando a la familia de Belén, recupere los valores que nos ayudan a que todo hogar sea una escuela de crecimiento y vivencias positivas, como la acogida, el respeto al don de la vida, el encuentro fraterno, la solidaridad y el diálogo entre hermanos. No olvidemos que Jesús, el hijo de Dios, se hizo hombre asumiendo nuestra humanidad con el único fin de salvarnos y hacer que la vida de todos sea más digna”, dice el mensaje.

Agregó, además, su deseo de que la celebración del nacimiento del Niño Jesús “fortalezca las esperanzas y anime a seguir un camino de crecimiento personal y comunitario de servicio a los más necesitados”.

El arzobispo de Santa Cruz, Sergio Gualberti, en su saludo navideño recordó que la luz del niño en el pesebre “convierte la noche en luz, el miedo en esperanza, el odio en amor y la muerte en vida”. Y que en ese Niño Dios muestra todo su amor, despojándose de toda grandeza y seguridad, y dándose a sí mismo, “como don para conducirnos por el camino del amor”, agregó, recordando el verdadero sentido de la Navidad.

Biseguridad

El secretario de Desarrollo Humano y Salud de la Gobernación, Fernando Pacheco, advirtió que Santa Cruz está en plena escalada y que este mes se han superado los 7.000 enfermos por semana, por encima de los picos anteriores. Llamó a las familias a seguir cuidándose porque el pico máximo de la cuarta oleada se sentirá a fin de mes, según las últimas proyecciones.

Atribuye a la vacunación que las terapias no estén sobresaturadas con la gran de contagios, como ocurrió en las anteriores oleadas.

“Estamos viendo que a fin de mes se sentirá el pico, por eso pedimos a la población mantener las medidas de bioseguridad, evitar las aglomeraciones y usar barbijo”, recalcó Pacheco.

Asimismo, expresó su deseo de que la Nochebuena sea una celebración de paz, armonía y, sobre todo, agradecimiento a Dios por estar vivos y con la familia unida.

El infectólogo Carlos Paz insistió en la recomendación de optar por celebraciones solo con el núcleo familiar y en ambientes abiertos.

Como Santa Cruz está en plena escalada, es posible que muchas familias tengan un enfermo en casa. Si este es el caso, recordó que continúa vigente la orientación de los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EEUU, sobre los 10 días de aislamiento, 72 horas del último día de fiebre sin tomar medicamento para bajar la temperatura.

Las autoridades municipales pidieron cumplir con las medidas vigentes que prohíben las grandes celebraciones y recordaron que la circulación este 25 de diciembre y 1 de enero se extiende hasta las 3:00, es decir, una hora más del horario permitido.

Misas

La Iglesia también pidió a los católicos a acudir a los templos, pero respetando el aforo y cumpliendo con las medidas de bioseguridad. Para hoy, a las 20:00, se tiene prevista la tradicional Misa de Gallo, en la Catedral, que será presidida por monseñor Gualberti.

Previamente a esta celebración, a las 18:00, monseñor Estanislao Dowlaszewicz oficiará una misa en el Hogar de Ancianos Santa Cruz.

Comentarios