Escucha esta nota aquí

José María Leyes ingresó pasado el mediodía a la Alcaldía de Cochabamba. Era la primera vez que pisaba su oficina después de cumplir casi dos años apartado de la comuna, acusado de adquirir mochilas y material escolar con sobreprecio. La jornada resultó ‘redonda’ para el hasta ayer alcalde suspendido de Cercado. El Tribunal Constitucional admitió un recurso directo de nulidad en contra de la resolución municipal que lo separaba de sus funciones, sin goce de haberes.

“He vuelto para recuperar el tiempo perdido”, afirmó Leyes minutos antes de encerrarse en el despacho que ocupaba interinamente Iván Tellería, el hombre que estaba en la presidencia del Concejo Municipal de Cochabamba el día en que el juez Luis Fernando Pérez determinó medidas sustitutivas a la detención preventiva para el alcalde de Cochabamba. Además, estableció finanza de Bs 20.000 y prohibió su ingreso a la Alcaldía.

Recibimiento

Entre el grupo que lo recibió estaban comerciantes y transportistas, con banderas verdes y bandas de música.

Al ingresar a sus oficinas hizo una oración en la que agradeció la libertad que le otorgó el juez, y que le permite retomar funciones y para que la comuna cochabambina sea una institución de servicio. Leyes también remarcó que ya no existe ningún recurso judicial que le impida ocupar el sillón municipal. También manifestó que se notificó su retorno al Concejo.

Leyes pidió a Iván Tellería, quien estuvo en la silla edil durante su ausencia, para que le informe lo que se ha hecho.

El acusado de corrupción por los casos mochila obtuvo medidas sustitutivas en el caso Mochilas I y II, pero todavía tiene arraigo, fianza y no puede comunicarse con testigos y peritos involucrados en el proceso.