Escucha esta nota aquí

Durante el acto de inicio de la erradicación de la coca excedentaria en el país, el ministro de Defensa, Luis Fernando López, expresó que una ‘dizque’ policía sindical conformada por extranjeros y algunos bolivianos “se pasó de la raya” porque hacen que los chapareños vivan amenazados y amedrentados por los narcos.

El dirigente cocalero Leonardo Loza respondió que no puede creer “que Bolivia tenga ese tipo de autoridades que juegan con la imagen del trópico de Cochabamba. Este ministro actúa como payaso, basado en chismes y cuentos. Al menos debiera ir para saber de qué habla. Vive en otro mundo, López es un buen guionista, inventa cosas”, afirmó

Para desarrollar el plan de erradicación, el Gobierno desplegará 1.300 efectivos de las FFAA y 950 policías en Yungas y en Chapare.

El año pasado había 23.100 hectáreas de coca cultivadas en todo el país. La Ley General de la Coca aprobada por la anterior gestión marca un límite de 22.000. El ministro López informó que la meta para este año es de 8.525 hectáreas; es decir, llegar a 14.575, lo que se acercaría a las 12.000 que contemplaba la Ley 1.008.

Al respecto, Loza manifestó que hay una ley y que el objetivo de racionalización excede lo marcado en la norma. “Eso molesta, indigna y, obviamente, tenemos nuestros derechos y los haremos respetar”, dijo.

Por su lado, el ministro de Defensa afirmó que “no todos los hermanos de Chapare están metidos en el narcotráfico. Ellos, o la gran mayoría, son prisioneros de amenazas permanentes. Maestros y médicos amenazados, la irracionalidad de no permitir que nuestra Policía cumpla con su misión, irracionalidad de amenazar absolutamente, muy estilo del narcotráfico... No puede ser que unos cuantos extranjeros y unos cuantos malos bolivianos no nos permitan disfrutar de ese paraje hermoso”.

Luego complementó que “amamos recorrer nuestro país sin que tengamos el temor de que ‘dizque’ policías sindicales nos pidan documentos o no nos permiten viajar en los trufis de un lugar a otro en Chapare. Se están pasando de la raya, déjennos vivir en democracia, esto ya está bueno”.

Su colega de Gobierno, Arturo Murillo, complementó que aquellos que se opongan a la erradicación de la hoja de coca “simplemente son socios y aliados del narcotráfico y así los vamos a ver”. Luego acotó: “Este Gobierno realiza una lucha frontal contra el narcotráfico”, y lo hará “contra aquellos que atenten contra policías y militares que estén haciendo este trabajo. Seremos durísimos con cualquier atentado que pueda haber contra nuestra gente, tengan mucho cuidado, no estamos jugando”, advirtió.