Escucha esta nota aquí

Independiente de Sucre está otra vez donde quería estar. En la División Profesional del Fútbol Boliviano. Después de 17 años que parecieron un siglo, el equipo chuquisaqueño logró el ansiado regreso.

Fue el encargado de llenar un vacío grande dejado por el histórico y centenario Stormers Sporting Club, fundador de la Liga, y cuando le tocó irse, le dejó el espacio y la popularidad a Universitario, que lo llenó con creces, consagrándose campeón boliviano y participando en torneo internacionales.

“Inde” había estado en la Liga del Fútbol profesional en dos etapas, la primera fue de tres años (1981-1983), y luego de un lapso de siete años retornó y se quedó 14 temporadas (1990- 2003). Casualmente 17 temporadas sumando ambas, los mismos años de ausencia en el fútbol profesional boliviano.

Uno de sus mejores momentos los vivió en 1999. Clasificó a la Copa Conmebol por haber ocupado el quinto lugar en la tabla general del campeonato boliviano. Se enfrentó en octavos de final con Talleres de Córdoba, de Argentina, que después ganaría el torneo.

Independiente goleó 4-1 en el partido de ida, con anotaciones de Mauro Blanco, Eduardo Villegas, Diego Goyoaga y Tomás Gutiérrez; y cayó 0-3 en el de vuelta. Finalmente fue eliminado en la definición a penales 4-5.

El equipo tenía como director técnico a Ricardo “El Tano” Fontana, quien no lo dirigió en la Conmebol porque tuvo diferencias con los directivos del club refinero y fue reemplazado por Víctor Barrientos.

En esa formación estaban Alberto Illanes y Eduardo Villegas, que hoy son entrenadores de The Strongest y Blooming, respectivamente.

La historia reciente es conocida. Tras un intento fallido, volvió, al ser subcampeón de la Copa Simón Bolívar el año pasado, luego de caer en la final ante Real Tomayapo de Tarija.

Con Jenny Montaño como presidenta y una de las principales artífices de la campaña que consiguió el objetivo ansiado durante tanto tiempo, el representante chuquisaqueño se prepara para esta nueva etapa en el fútbol profesional.

Marcelo Robledo sigue como entrenador del equipo tras el ascenso. Robledo, ex arquero de varios equipos nacionales, que salió campeón con The Strongest en su etapa de futbolista, mantiene una base con la que logró el ascenso, pero casi la triplicó con nuevas incorporaciones.

Independiente incorporó 15 jugadores hasta la fecha para potenciar todos los sectores del plantel, dos arqueros, seis defensores, cuatro mediocampistas y cinco delanteros. Entre los más conocidos el argentino Martín Prost, el uruguayo David Díaz y Luis Alí.

Alí es el hábil atacante nacional que pasó por San José, Bolívar, Ponte Preta de Brasil, y FC Hermannstadt de Rumania, y estuvo alejado del fútbol por una rotura de ligamentos de la rodilla, en 2019.

Además, renovó contrato con Joel Bejarano, Martín Chiatii, Emerson Velásquez, Alejandro Medina, Mijail Avilés, Gerson García, y el arquero Paulo Castro está negociando su continuidad. Gestiona la incorporación de ex jugadores del club, entre ellos al mediocampista Alejandro Bejarano, al atacante Eduardo Fierro y al lateral Carlos Balcera, y también la del chaqueño Nilo Chávez, ex Real Monteagudo, de la comunidad Alta Parapetí (Monteagudo).

Independiente tiene varias metas pendientes por delante, entre ellas, consolidarse en la División Profesional, volver a pelear algún cupo a torneo internacional, y hacer olvidar a Universitario, y recuperar su hinchada.

Los refuerzos que aseguró Independiente son los siguientes:

Arqueros: Alex Arancibia (Aurora), Elder Araúz (Nacional Potosí).

Defensores: Francisco Silva (Mushuc Runa-Ecuador), Enrique Díaz (Aurora), Gonzalo Moruco (Always Ready), Brian Hinojosa (Real Potosí), Denilson Valda (Fancesa).

Mediocampistas: Gustavo Cristaldo (Fuerza Amarilla-Ecuador), Marcelo Gomes (San José), Yesit Martínez (Fancesa).

Delanteros: Miguel Suárez (Nacional Potosí), Martín Prost (Gimnasia de Jujuy), Cristian Lasso (Atlético Grau-Perú), José Erick Correa (Orense-Ecuador), Luis Alí (ex Bolívar).

Comentarios