Escucha esta nota aquí

Un hecho inédito se dio este miércoles en plena cancha del estadio Patria de Sucre, luego de que los jugadores de Independiente Petrolero y Oriente Petrolero le anunciaron al árbitro que no jugarían el partido en apoyo a Fabol.​

La presidenta del club chuquisaqueño, Yeny Montaño, ingresó al campo de juego para exigir a sus jugadores que jueguen el partido. ”Vamos a sus puestos, tienen que jugar”, les dijo, pero sin efecto alguno, tomando en cuenta que la determinación ya había sido anunciada al árbitro del encuentro, que después lo suspendió y se fue a su camarín con sus colaboradores.

El hecho es que Montaño descargó después toda su bronca contra sus jugadores, quienes le habían prometido que iban a jugar, despotricó contra Fabol y cuando se dirigió al capitán del equipo, el venezolano Mijail Avilés, le anunció que quedaba fuera del equipo y que le facilitaba las cosas dado que el volante aún no tenía contrato con el club.

Tanta fue la impotencia del jugador cuando escuchó a Montaño, que optó por irse solo al camarín. Sus compañeros intentaron persuadirlo para que se quedara con el grupo, pero no lo consiguieron.

Montaño adelantó que al igual que Avilés también habrá medidas con otros jugadores. No dio nombres.

Comentarios