Escucha esta nota aquí

El seleccionado francés de voleibol masculino se consagró campeón olímpico por primera vez en su historia al derrotar al equipo del Comité Olímpico Ruso por 3-2, este sábado en el Ariake Arena de Tokio.

El sexteto de Francia, que jamás se había subido a un podio olímpico y este sábado sorprendió colgándose la medalla de oro, se impuso con parciales de 25-23, 25-17, 21-25, 21-25, 15-12, apoyándose en el rematador externo Earvin Ngapeth, autor de 26 tantos en la gran final.

Los tricolores habían llegado a la final imponiéndose por 3-0 a Argentina en semifinales, aunque el gran golpe lo habían dado en cuartos de final tumbando al bicampeón mundial Polonia (3-2), que había ganado con autoridad su grupo y se repartía el cartel de gran favorito junto a los brasileños.

Por su lado, los representantes del Comité Olímpico Ruso, liderados por su rematador externo Maxim Mikhaylov, habían alcanzado la final tras superar en semifinales a Brasil (3-1), que era el vigente campeón olímpico, luego de un paso firme en la fase inicial, en la que habían ganado todos sus duelos salvo uno: contra Francia (3-1).

Antes, en el duelo por el bronce, los 'Pibes' de la selección de Argentina consiguieron la medalla de bronce al superar por 3-2 a Brasil en el clásico sudamericano.

- La revolución francesa antes de París 2024 -

Francia sorprendió al planeta del vóley con un triunfo que evitó la segunda medalla de oro para el Comité Olímpico Ruso, tras la ganada en Londres 2012, sin sumar las tres que tenía con la camiseta de la desaparecida Unión Soviética.

En el primer parcial, los rusos llevaron la delantera apoyados por los remates implacables de su opuesto Mikhaylov, pero los Bleus se mantuvieron en partido a cuatro puntos de distancia y con una remontada tremenda, en la rotación con saque para el armador Antoine Brizard, terminaron ganando el primer chico por 25-23.

El elenco de Laurent Tillie mostraba puntos altos en el atacante Earvin Ngapeth, imparable ya de entrada.

Los rusos, dirigidos por el finlandés Tuomas Sammelvuo, volvieron a sufrir el servicio duro de los galos, que siguieron firmes en bloqueo, duplicando y triplicando la marca por momentos, y se despegaron en el tanteador para jugar con comodidad y cerrar por 25-17 con un 'manos y afuera' de Trevor Clevenot.

Pero en el tercer set la subida en potencia de Mikhaylov inclinó la balanza de esa manga para los rusos por 25-21, en 30 minutos.

El rematador externo Egor Kliuka, ganándole constantemente el bloqueo galo, fue el abanderado de la remontada rusa en el cuarto set (25-21), para forzar el quinto, tras 31 minutos intensos.

Ya en el tie break y cuando parecía que los rusos se comían a Francia, llegó la rebelión. Los tricolores ajustaron el servicio, evitaron los errores no forzados, y con los armados sobresalientes de Brizard para Jean Patry y el crack Ngapeth se abrazaron a la gloria olímpica, antes de recibir los Juegos de París 2024.

Comentarios