Escucha esta nota aquí

El prodigio noruego Jakob Ingebrigtsen consiguió a sus 20 años su primer título olímpico al ganar la final de los 1.500 metros, este sábado en Tokio.

Ingebrigtsen, el pequeño de una familia de hermanos atletas, batió además un récord olímpico al correr el kilómetro y medio en 3 minutos, 28 segundos y 32 centésimas. Superó en el podio al campeón mundial keniano Timothy Cheruiyot (3:29.01), plata, y al británico Josh Kerr (3:29.05).

El español Adel Mechaal terminó en la quinta posición (3:30.77), en puesto de diploma olímpico, mientras que su compatriota Ignacio Fontes fue decimotercero y último (3:38.56).

"A falta de 250 metros he saboreado un poco el bronce, pero nada que decir. Ha sido una carrera trepidante, se ha corrido muchísimo. Feliz con mi rendimiento, con marca personal en la semifinal y en la final", resumió Mechaal.

Jakob Ingebrigtsen se había revelado cuando con apenas 17 años consiguió un doblete de oros 1.500-5.000 metros en el Europeo de Berlín 2018.

En el Mundial de Doha 2019 empezó ya a plantar batalla a las estrellas africanas del medio fondo pero se quedó fuera del podio, con un cuarto lugar en 1.500 metros y un quinto en los 5.000 metros.

En la reunión de Florencia en junio de este año, Ingebrigtsen ya dio muestras de su gran nivel de esta temporada y de su progresión al ganar los 5.000 metros sobre el ugandés Joshua Cheptegei, que el viernes se proclamó campeón olímpico en esa distancia.

El joven noruego, que aspiraba en un principio en Tokio 2020 a los 1.500 metros y los 5.000 metros, tomó la decisión de participar solo en la distancia más corta para concentrar sus esfuerzos en un objetivo, que ha terminado siendo todo un éxito para él al poder estrenar su palmarés olímpico.

En la final de este sábado, el noruego supo hacer una carrera inteligente, se protegió detrás de Cheruiyot y terminó acelerando rumbo a la victoria a unos 150 kilómetros de la meta.

Cheruiyot pudo colgarse una plata en unos Juegos que estuvo a punto de perderse, ya que fue cuarto en la preselección keniana. Fue luego repescado para estar en la cita olímpica porque el segundo de la carrera, Kamar Etyang, no había cumplido uno de los criterios sobre número de controles antidopaje fuera de la competición en los últimos diez meses.

Comentarios