Escucha esta nota aquí

Por primera vez en 15 años y sin la presencia de Evo Morales, quien durante su gestión presidencial convirtió este día en feriado nacional, Bolivia recibió el Año Nuevo Andino Amazónico 5528 en medio de la pandemia de coronavirus. Debido a las restricciones por la cuarentena, sólo hubo reuniones en las que participaron pocas personas, y fueron transmitidas por televisión y redes sociales.

El expresidente Evo Morales, desde Buenos Aires, se manifestó en su cuenta de Twitter: “Recibamos con esperanza el Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco, y que los rayos de sol que llegan, hoy, nos bendigan y den la energía en este nuevo ciclo que comienza para que la democracia vuelva a nuestra querida #Bolivia y garantice estabilidad política, económica y social.

Por su parte, el candidato por Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, expresó por la misma vía que “en este día, de mucho significado para el mundo indígena, es necesario demandar acciones más comprometidas y oportunas para proteger a las comunidades y pueblos que hoy están indefensos y sin ninguna ayuda, frente a la amenaza de la pandemia que nos afecta a todos".

Reducidos grupos de música autóctona, yatiris y algunas autoridades realizaron los actos en las apachetas de las afueras de la ciudad de La Paz y en los miradores, recibiendo el Año Nuevo, con el solsticio de invierno.

La agencia AFP reseñó que la celebración del solsticio de invierno en el hemisferio sur, conocida como “Willkakuti” (retorno del sol en aymara), forma parte de los ritos ancestrales andinos y marca el inicio de un nuevo ciclo agrícola.

Era habitual tener celebraciones masivas al menos en 200 sitios considerados sagrados por los indígenas, donde la gente esperaba en vigilia los primeros rayos del sol al para recibirlo con música, bailes y fogatas. 

Un lugar habitual para los festejos era el centro ceremonial de Tiwanaku, situado a 3.800 metros de altitud y a 71 km de La Paz, donde se daban cita centenares de personas junto a las autoridades nacionales.

Este año, por la cuarentena que vive el país a causa del Covid-19, esas ceremonias se han reducido a la participación de autoridades originarias y sabios andinos. Algunas fueron transmitidas por Tv y redes sociales. 

El cálculo del año 5528 resulta de la suma de los cinco ciclos, cada uno de mil años, de historia social de los pueblos originarios hasta que Cristóbal Colón llegó al Abya Yala (América) en 1492. A eso se añaden los 528 años desde el arribo de los españoles al continente.