Escucha esta nota aquí

El oficialismo y la oposición coincidieron en que la venta de plasma hiperinmune debe ser penada y, por ello, el Gobierno asumirá medidas, mientras que los partidos con mayor representación en la Asamblea aseguraron que si es un tratamiento efectivo, una ley debe normar que todas las personas que sanen deben donar su plasma de forma obligatoria. 

La denuncia fue lanzada a través de su cuenta de Twitter, por el diputado Amílcar Barral, quien alertó “que algunos infectados con el coronavirus que se recuperaron, venden su plasma hasta en 1000 dólares”.

Por este motivo, Barral informó de que se proyectará una ley para que todos los pacientes recuperados de Covid-19 otorguen su plasma de forma gratuita, pues al final el Estado gastó dinero en su recuperación.

La diputada del MAS, Sonia Brito, manifestó que su bancada ve este tema con mucha preocupación, “sumado al hecho de que las clínicas privadas, en este momento de emergencia sanitaria, no deben cobrar por sus servicios. “Todos debemos aportar desde donde podamos”, expresó.

En el caso de las personas que resultaron infectadas y lograron sanarse, “decirles que esta no es una enfermedad individual, es una pandemia colectiva que afecta a toda la sociedad y por supuesto que eso no puede comercializarse, eso es una barbaridad, la vida es un derecho humano”, subrayó Brito.

Comentó también que para la elaboración de una ley, con la que el MAS “ya está trabajando, se requieren criterios médicos, técnicos y científicos para determinar si es que el plasma realmente ayuda en la cura de casos graves. Hasta el momento no queda claro que sea una solución. Se usa plasma, pero no sabemos si realmente es efectivo. Si lo es, la norma es imprescindible, de que las personas que sanaron deben donar de forma obligatoria”, expresó.

La ministra de Salud, Eydi Roca, aseguró esta mañana que se enteró por los medios de comunicación ypor las redes sociales que algunas personas comenzaron a ofertar su plasma. “Estamos sacando una comunicación oficial en la que establecemos que la ley prohíbe la comercialización de los elementos de la sangre”, y precisamente el plasma es uno de ellos.

Luego la ministra advirtió que “está totalmente prohibido y tendrá sanción vender plasma. Y en este caso vamos a ser drásticos”. Llamó a la reflexión a las personas que enfermaron y que lograron recuperarse. “Definitivamente su plasma debe contribuir a salvar una vida y se debe hacerlo”.

Al mismo tiempo, la autoridad confirmó que el Poder Ejecutivo trabaja en una ley para que la donación no solamente sea voluntaria, sino también obligatoria, porque estamos en una etapa de extensión de la pandemia y "la ley nos faculta para eso”. Por lo tanto, por un lado se sancionará a quien venda su plasma y, por otro, se generará para que sea absolutamente obligatorio hacerlo. Recordó que el Seguro Universal de Salud establece que el acceso al plasma es absolutamente gratuito y ese es un tercer elemento en contra de quien tenga la intención de comercializar el suyo.