Escucha esta nota aquí

La ​​Justicia levantó la detención domiciliaria que pesaba sobre el gobernador de La Paz, Santos Quispe, y la autoridad compromete trabajo y proyectos para los cuatro años que le restan de mandato. Quispe afronta una proceso por consumo de bebidas alcohólicas en las oficinas de la propia institución departamental.

Nada más conocer la noticia, Quispe anunció que "tengo todas las ganas de trabajar" ante un numeroso grupo de seguidores que aguardaban la audiencia. "Me ha perjudicado este juicio porque no me dejaban salir domingo, ni desde las 21:00; no podía trabajar", reclamó.

El gobernador fue aprehendido el pasado 1 de febrero en su oficina. Ante las denuncias de asambleístas, la  Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) ingresó al despacho de Quispe y descubrió numerosas latas de cerveza y otras bebidas alcohólicas en la misma.

La Fiscalía imputó a la autoridad departamental los delitos de uso indebido de bienes y servicios públicos y obstrucción a la justicia. A la causa se suma un antecedente anterior que data del 13 de junio de 2021. En esa oportunidad, Quispe estuvo involucrado en otro hecho policial relacionado con el consumo de alcohol y el uso de un vehículo oficial de la Gobernación, en el que él y su acompañante se accidentaron en la zona Sur de La Paz.

A la salida del juzgado, Quispe se mostró eufórico. Culpó a "la derecha" por tratar de destituirlo. Apuntó a la Asamblea Legislativa Departamental de querer mantener la causa y, de eso modo, "impedir que se cumpla la voluntad del pueblo" (que votó por él).

"Siempre voy a estar al lado de mis hermanos", destacó. "No quiero defraudarlos a ustedes; tenemos muchos proyectos que avanzar", prometió Quispe. Además, aludió a los cuatro años que restan a su gestión.

Desde la Asamblea Departamental, las agrupaciones Somos Pueblo y Jallalla anunciaron una apelación a la determinación judicial. Quispe participó en las elecciones tras sustituir en la candidatura a su padre, Felipe Quispe, fallecido durante la campaña a consecuencia del Covid-19. En las papeletas, el hijo del Malku defendía las siglas de Jallalla, quienes ahora cuestionan su representatividad.

​​​


Comentarios