Escucha esta nota aquí

La Paz sigue en cuarentena flexible por el Covid-19. La contaminación, generada por la alta circulación de vehículos, se hace más evidente en el horizonte, porque una especie de nube blanquecina contrasta con el cielo celeste de invierno. El movimiento de personas diario es intenso, casi normal y a eso se suman marchas y protestas, algo que sin pandemia como en las últimas semanas, son cotidianas. La normalidad, sin embargo, le cobra una carísima factura a esta región. Los contagios se han disparado y en este momento no hay espacio en ninguna Unidad de Terapia Intensiva  (UTI), ni en centros públicos ni privados, mientras que cada día es más difícil incluso hallar una cama para pacientes con síntomas moderados.

Luis Larrea, presidente del Colegio Médico de La Paz, calificó de “terrible” la situación de la seguridad social y del sistema público de salud, que en conjunto suma unas 70 Unidades de Terapia Intensiva (UTI), cuando el departamento paceño registra 14.618 casos positivos de Covid-19, según el reporte epidemiológico del Ministerio de Salud, del 28 de julio. 

Solamente hay 53 especialistas en terapia intensiva, y estos profesionales están trabajando sin respiro.

Encontrar cama en UTI es misión imposible. La red social Facebook ahora es una experiencia parecida a ver la sección de avisos necrológicos de un periódico. El virus está cada vez más cerca y el temor e impotencia se apoderan de los ciudadanos. Necesitar un respirador en este momento puede ser una sentencia de muerte.

El médico Patricio Gutiérrez, director del Hospital Santiago II, dependiente de la Caja Nacional de Salud, informó este miércoles que el nosocomio que dirige tiene la UTI más grande del departamento, pues cuenta con 20 camas y tiene todas las condiciones para atender pacientes críticos, es decir, todo el equipamiento incluyendo ventiladores mecánicos.

Sin embargo, todos los días el hospital recibe entre 30 y 40 solicitudes de valoración para los pacientes internados, "pero sólo podemos dar cobertura a 20. Muchos de ellos quedan a la espera y varios pierden la vida. Estamos realmente colapsados y consternados por esta situación”.

Dentro de la misma Caja Nacional de Salud,  la situación es idéntica. Las ocho camas de UTI del Hospital Obrero están ocupadas, lo mismo ocurre en el Hospital Materno Infantil, que habilitó dos espacios. Es decir, no es posible acceder a las 30 camas que tiene la caja de salud, porque están ocupadas. Hay una fila de pacientes en la lista de espera. “Todos los días, por lo menos 15 pacientes esperan ingresar a una unidad”, dijo Gutiérrez.

El director de comunicación de la Gobernación de La Paz, Édgar Ramos, confirmó que la UTI del Hospital del Norte, que tiene más de diez camas, está totalmente copada y no hay espacio. 

El Hospital de Clínicas atraviesa una transformación para convertirse en un centro covid, y para eso se trabaja en la adecuación de las instalaciones, así que por el momento no recibe pacientes. Es el más grande de Bolivia, cuenta con seis unidades en este momento, pero por el momento no están con pacientes contagiados por el virus.

Para que eso se consolide, la Gobernación demanda del Gobierno dos cosas, que otorgue al menos 50 nuevos ítems y que se amplíe la UTI. “Necesitamos por lo menos diez camas más”. 

Mientras, el Hospital del Sur, que está en la zona Cosmos 79, de El Alto, tiene listas 20 unidades de terapia intensiva, pero se encuentran en etapa de prueba de equipos. “Son muy delicados, ya se ha contratado el personal básico, pero falta el traspaso legal administrativo del Ministerio de Salud a la Gobernación, lo que esperamos ocurra hasta este fin de semana”, subrayó Ramos.

Los hospitales municipales La Portada y Cotahuma, que tienen ocho y cuatro camas, respectivamente, están completamente saturados. A esto se suma el hecho de que estos centros médicos han llenado su capacidad, incluso para pacientes moderados. En este momento, no son una opción ni siquiera de internación.

Asimismo, las clínicas privadas Cemes, Alemana, Los Pinos y del Sur, que han firmado un convenio con la CNS, según el doctor Patricio Gutiérrez, también tienen todas las unidades ocupadas. En conclusión, "no hay dónde llevar a los pacientes que requieren cuidados intensivos”.

El comité científico de La Paz recomendó regresar a la cuarentena rígida en la región. El informe fue presentado al Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), que decidió analizar la opción en sesión permanente.

El alcalde Luis Revilla, aislado junto a su esposa Maricruz Ribera porque dieron positivo al Covid-19, señaló que “los especialistas, médicos y científicos están recomendando en La Paz la cuarentena rígida para que eso nos ayude a dar un respiro al sistema de salud, pero también hacer un rastrillaje”.

La cuarentena rígida, cuya fecha se definirá en los próximos días, incluye el rastrillaje masivo, la aplicación de 50 mil pruebas rápidas y la entrega de 100.000 kits de medicamentos a familias donde haya casos sospechosos y confirmados de coronavirus, siendo absolutamente necesario que las personas se queden en casa.