Escucha esta nota aquí

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, observó un “interés partidario” detrás de los intentos de diputadas del MAS de visitar en la cárcel de Obrajes de La Paz a Patricia Hermosa, exjefa de Gabinete del expresidente Evo Morales.

Ayer, por segunda vez, un grupo de asambleístas del “instrumento político” intentaron ver a la exfuncionaria, detenida preventivamente desde febrero, tras haber recibido llamadas del líder cocalero, el exministro Juan Ramón Quintana y el dirigente Andrónico Rodríguez, en medio de la convulsión política.

“Les dijeron que las visitas están suspendidas, se les ha explicado las normas vigentes y ahora recibimos ataques políticos sin justificación (…) Les pido que reflexionen a estas legisladoras, que dejen de lado sus intereses partidarios”, afirmó la autoridad en conferencia de prensa.

Sostuvo que “nadie en el Gobierno, ni el director de Régimen Penitenciario, ni el viceministro ni el ministro dispusimos una prohibición, lo que se está cumpliendo es un pedido de los propios privados de libertad”, señalando que las legisladoras “hacen bulla desconociendo la normativa”.

Patricia Hermosa, exjefa de gabinete de Evo Morales, fue enviada a la cárcel de mujeres de Obrajes con detención preventiva, acusada por los delitos de terrorismo, sedición y financiamiento al terrorismo, en grado de complicidad; al momento de su aprehensión le confiscaron documentos personales del exmandatario que iban a ser presentados para su postulación como senador por Cochabamba.

Desde el MAS se solicita la destitución del director de Régimen Penitenciario, considerando que se vulnera los derechos de la exfuncionaria. Hoy se realizará un “plantón” exigiendo la libertad de “presas políticas”.