Escucha esta nota aquí

El testimonio de un niño de 8 años fue clave en el esclarecimiento de un feminicidio en la provincia Pacajes, de La Paz. El menor había presenciado el asesinato de su madre y declaró ante la Policía que fue su padre el autor material, además de dar pistas sobre el lugar donde habría sido enterrado el cuerpo.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, indicó que fue un grupo de mujeres de la junta escolar de la escuela Hugo Banzer Suárez, de la comunidad Jirani, en el municipio de Viacha, quienes denunciaron que la víctima Estiviana C.R. se encontraba desaparecida desde el fin de semana. Añadieron que su hijo no había asistido a pasar clases el lunes.

Es así que la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) inició la investigación. Además, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia tomó la declaración al niño de 8 años, quien manifestó: “Mi mamá está muerta, mi papá y mi padrino la han enterrado en el campo de mi papá”.

Del Castillo señaló que, tras conocer esta declaración, los agentes de la Felcv, junto al Ministerio Público, notificaron a German Flores Candia, esposo de la fallecida, para posteriormente aprehenderlo. Después se trasladaron hasta la comunidad Jirani y exhumaron el cuerpo de la víctima que había sido sepultado en un cuarto de una propiedad, que pertenece al feminicida.

“Si bien es cierto que hemos manifestado que en la actualidad van más de 94 casos de feminicidio en lo que va de la presente gestión, ya vamos resolviendo con más de 84% cada uno de estos hechos. No es suficiente destacar el trabajo de la Policía Boliviana, sino que en un futuro cercano necesitamos ponderar también el trajo de la población, que sea parte y se involucre denunciando estos hechos de violencia”, afirmó el titular de Gobierno. 

Comentarios