Escucha esta nota aquí

El finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) ganó el Gran Premio de Austria, este domingo a puerta cerrada, en la apertura del Mundial de Fórmula 1, más de tres meses después de la fecha prevista debido a la pandemia de coronavirus.

El monegasco Charles Leclerc (Ferrari) y el británico Lando Norris (McLaren) completaron el podio. A continuación finalizó Hamilton, que salió desde el quinto puesto después de recibir minutos antes del comienzo de la carrera un sanción de tres posiciones. El quinto puesto fue para el español de McLaren Carlos Sainz Jr.

Han pasado exactamente 217 días desde que la Fórmula 1 celebró su última carrera, el pasado 1 de diciembre con motivo del GP de Abu Dabi 2019. Polémicas, acuerdos privados, pretemporada, pandemia, períodos de cierre de fábricas… con todo eso olvidado, la categoría reina se ha vuelto a poner en marcha en el Red Bull Ring.

Pero la vida en la zona noble sigue igual, al menos hasta la fecha: Mercedes cuenta todas las sesiones del fin de semana con dobletes –incluidas las tres sesiones de entrenamientos libres y la clasifiación–. El grupo medio, eso sí, está más ajustado que nunca con McLaren, Racing Point, Renault e incluso Ferrari en un suspiro y a poca distancia de Red Bull.

Tras una clasificación con polémica por el registro de Hamilton en Q3 –que fue marcado bajo situación de bandera amarilla–, la controversia se centraba esta tarde en la situación fuera de la pista: Red Bull ha apelado la decisión de la FIA y, para sorpresa de muchos, han conseguido una penalización de tres puestos en parrilla para Hamilton.