Escucha esta nota aquí

El polifacético catarí Nasser Al-Attiyah, tres veces ganador del Dakar en categoría de coches y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres en skeet (tiro al plato), afronta el 2021 con elevadas ambiciones; la victoria en una nueva edición en el rally en Arabia Saudita, y los Juegos Olímpicos de Tokio.

"Creo que tenemos buenas oportunidades para la segunda edición en Arabia Saudita y nuestro objetivo es ganar", explicó a la AFP mientras se prepara para participar en el rally de Chipre al volante de un Volkswagen Polo junto a su copiloto francés Mathieu Baumel, después de haber ganado el Rally de Andalucía la semana pasada.

Al volante de su Toyota, Al-Attiyah finalizó en segundo puesto el Dakar 2020, el primero en disputarse en la península arábiga, por detrás del español Carlos Sainz (Mini) y delante del francés Stéphane Peterhansel (Mini).

"Mi preparación para el Dakar está siendo realmente buena este año. Después de haber estado ocho meses sin conducir (en competición), regresamos ahora muy fuertes (...) Logramos una victoria merecida en el Rally de Andalucía la semana pasada", afirmó el piloto de 49 años, ganador del Dakar en 2011, 2015 y 2019.

"Carlos (Sainz) es un rival sólido y Stéphane (Peterhansel) es inteligente y fuerte. Creo que el título se jugará entre nosotros si no tenemos que hacer frente a problemas mecánicos", explicó.

"No olviden que llega un nuevo equipo, Prodrive, con Sébastien Loeb y Nani Roma", previene Al-Attiyah. Aunque "un primer año es difícil para todo nuevo equipo, pueden suceder sorpresas", asegura el antiguo piloto del Mundial de Rallies (WRC), que recientemente fundó cerca de Barcelona una academia para formar pilotos, ingenieros y mecánicos de rallye-raid.

Desde allí se prepara también para los que serían sus séptimos Juegos Olímpicos.

"Desgraciadamente los Juegos fueron aplazados debido al Covid-19. Pero estaré preparado para los Juegos Olímpicos en 2021", promete Al-Attiyah.

"Nuestro objetivo es (la medalla de) oro", sentenció, añadiendo que no tiene una preferencia clara entre sus dos retos para el año que viene.

"Fue un año difícil para todo el mundo. Nos quedamos en casa durante ocho meses y no pudimos salir, pero las cosas van bien ahora...", concluyó el hombre que finalizó en cuarto puesto en skeet en los Juegos de Atenas.