Escucha esta nota aquí

El piloto finlandés Valtteri Bottas (Mercedes) saldrá desde la primera posición de la parrilla de salida el domingo en el Gran Premio de Emilia-Romaña, tras obtener el mejor tiempo en la calificación, este sábado en el circuito de Imola (norte Italia).

Bottas, que logró así su cuarta 'pole' de la temporada y la 15ª en su carrera, estará acompañado en la primera línea por su compañero en Mercedes y líder del Mundial, el británico Lewis Hamilton, al que aventajó en casi una décima (97 centésimas para ser exactos).

Los dos pilotos de Mercedes fueron los únicos de toda la parrilla en completar la vuelta al mítico trazado de Imola en menos de un minuto y 14 segundos.

El holandés Max Verstappen (Red Bull) y el francés Pierre Gasly (AlphaTauri) partirán desde la segunda línea de la parrilla en un Gran Premio que se disputará el domingo a las 13h10 locales (8:10 hb).

El australiano Daniel Ricciardo (Renault), el tailandés Alexander Albon (Red Bull), el monegasco Charles Leclerc (Ferrari), el ruso Daniil Kvyat (Alpha Tauri) y los McLaren del británico Lando Norris y del español Carlos Sainz Jr. completaron el Top10 de la calificación, igualados todos en un crono de 1:14.

Justo por detrás se clasificó el mexicano Sergio Pérez, undécimo con su Racing Point.

El domingo, Mercedes tendrá la oportunidad de conquistar un séptimo título consecutivo de constructores, uno más de los que logró Ferrari entre 1999 y 2004. En la clasificación, las Flechas de Plata aventajan en 209 puntos a Red Bull. Si logra tener una ventaja de 176 puntos al término de la carrera, la escudería alemana renovará la corona.

En el campeonato de pilotos, Hamilton aventaja en 77 puntos a Bottas y en 94 a Verstappen, los únicos que matemáticamente pueden lograr ya el título. De lograr imponerse, el británico igualaría el récord de siete campeonatos del alemán Michael Schumacher.

El circuito de Imola es uno de los trazados míticos de la Fórmula, fue sede de 27 Grandes Pemios entre 1980 y 2006, pero también es recordado por ser el lugar en el que el legendario Ayrton Senna falleció como consecuencia de un grave accidente en 1994, en un fin de semana en el que también murió accidentado el austriaco Roland Ratzenberger.

Este Gran Premio no formaba parte del calendario inicial del Mundial, pero fue incluido cuando se reprogramó la temporada como consecuencia de la pandemia del Covid-19.